Meghan McCain tuvo algunas palabras fuertes para la primera dama Melania y la primera hija Ivanka a raíz de los crueles comentarios del presidente Trump sobre la representante Debbie Dingell (D-MI) y su sugerencia de que su difunto esposo, el representante demócrata John Dingell podría estar en el infierno “mirando hacia arriba“.

El presidente hizo los viles comentarios en un mitin el pasado miércoles. Dingell, un querido congresista que era conocido por su compasión y su firme defensa de sus electores falleció en febrero. Era un crítico frecuente y articulado de la administración Trump, lo que explica la ira de Trump, pero ciertamente no lo disculpa.

JM Rieger: “TRUMP: “Debbie Dingell, es una verdadera belleza. … Ella me moviliza … John estaría muy emocionado. Él está mirando hacia abajo, estaría muy emocionado. Muchas gracias señor. Le dije: “Está bien, no te preocupes por eso”. Quizás esté mirando hacia arriba, no lo sé “.
.


.

En el programa The View de esta mañana, Meghan McCain, cuyo propio difunto padre, el senador John McCain fue atacado por Trump en vida y después de su fallecimiento, comenzó relatando el orgulloso legado de Dingell.

“Era el miembro del Congreso en la historia con más años de servicio, era un veterano de la Segunda Guerra Mundial, era un león absoluto en el Capitolio, una de las personas de Ted Kennedy para siempre”, dijo.

“En el mítin de Trump anoche, hizo comentarios despectivos sobre él básicamente mirando desde el infierno”, explicó Mccain, ante la conmoción audible de la audiencia.

“Yo lo sé, sí. Diciendo que le dio un gran funeral. Con toda franqueza, la congresista Dingell me contactó esta mañana. Hay un tipo especial de monstruosidad horrible en este hombre que hace este tipo de cosas a las viudas. Mi madre también se acercó a ella”, continuó McCain antes de explicar cuántos conservadores están desgarrados por Trump. Muchos no están convencidos de que deba ser acusado, pero luego lo ven participar en este tipo de comportamiento inexcusable y pierden toda simpatía por él.

Poco después, McCain centró su atención en las mujeres Trump.

“¿Puedo decir una cosa más? La porquería anti-bullying de “Be Best” (Sé Mejor), no quiero escuc har nada más de eso por parte de nadie”, dijo McCain, refiriéndose a la iniciativa anti-bullying hipócrita y muy burlada de la Primera Dama. “No quiero escucharlo de Ivanka, no quiero escucharlo de Melania. Hasta que lo pongas en línea cuando se trata de menospreciar a la gente”, continuó. “Cuando menosprecian a las viudas y las personas que han servido al país y a los héroes de guerra que han fallecido, una vez más, yo sé algo al respecto, hasta que los pongan en la línea, también son cómplices en esto”, dijo McCain.

Si bien McCain generalmente se equivoca sobre la mayoría de las cosas, está absolutamente acertada en este caso. Trump no es el único responsable de su comportamiento desagradable. Todas las personas en su administración y su familia que continúan habilitándolo al negarse a hablar en contra de su miríada de degradaciones tienen culpabilidad. No hay excusa para el silencio ante semejante maldad.

The View: “Meghan McCain reacciona a los comentarios del presidente Trump sobre el difunto representante de larga data John Dingell en un mitin de campaña en Michigan anoche, diciendo: “Hay un tipo especial de monstruosidad horrible en [Trump] que hace este tipo de cosa a las viudas”.
.


.

La verdad es que todos deberíamos reportar las cuentas personales y las de proyectos, de Melania y de Ivanka, en las redes sociales. No merecen estar ahí, pues no sólo son cómplices, son también culpables. ¿O es que ya se te olvidaron los ataques de Melania a la niña activista ambiental de 16 años, Greta Thungberg”.