La históricamente desastrosa presidencia del malvado Donald ha tenido muchos momentos bochornosos, intolerables, hasta ilegales, pero quizás ninguno como la insurrección del Capitolio del 6 de Enero pasado, donde alentó a sus seguidores a protagonizar una sedición que revertiría la voluntad del pueblo estadounidense, expresada democráticamente mediante el voto..

Una multitud de partidarios del MAGA, envalentonados por las arengas de su líder e impulsados ​​por sus mentiras sobre cómo le robaron las elecciones y cómo se socava la democracia, irrumpió en la sede de nuestro gobierno, lo que resultó en numerosos muertos y heridos.

No obstante el hecho de que los esfuerzos mal ejecutados para bloquear la certificación de la victoria del presidente electo Joe Biden finalmente fracasaron, el asedio aún equivalía a un rechazo total de la tradición de nuestra nación de una transferencia pacífica del poder.

Luego del levantamiento ilegal, calificado justamente como SEDICIÓN, algunos republicanos han estado luchando por distanciarse de los eventos del día, pero la mayoría de ellos todavía son demasiado cobardes para pedir el juicio político y la destitución del presidente Trump. Algunos parecen estar esperando el momento oportuno, esperando a tener una mejor idea de las consecuencias políticas antes de tomar medidas.

.

.

Nuestra inútil y “buena-para-nada” Primera Dama Melania, cómplice confiablemente cobarde de su esposo, finalmente se dirigió a la insurrección hoy en un comunicado oficial . Como debería esperarse de una mujer tan habilidosa habitualmente como es ella, evadió por completo responsabilizar al presidente Trump y, en cambio, enfocó todo sobre sí misma.

La “dulce” Melanilla intentó afirmar que su “corazón está con los que murieron en el Capitolio” y afirmó que está orando (??¿¿) por sus familias. “Estoy decepcionada y desanimada con lo que sucedió la semana pasada”, afirmó, eludiendo los detalles reales de la insurrección para evitar abordar el papel fundamental de su esposo en todo.

Melania luego viró la tortilla y giró descaradamente hacia la retórica del victimismo que haría sonrojar incluso a su infame y desvergonzado esposo. Ella denunció los “chismes lascivos, los ataques personales injustificados y las acusaciones falsas y engañosas en mi contra” que, según ella, han sido lanzadas por personas que persiguen algún tipo de “agenda“.

Sin un rastro de ironía, la mujer que ha permanecido en silencio mientras su esposo desataba una crueldad y un daño incalculables en este país afirmó que ahora es el momento de “sanar“.

No te equivoques, cuando personas como Melania piden “sanación“, lo que realmente están pidiendo es que no los hagamos responsables. No puede haber curación hasta que aquellos involucrados en un asalto directo a nuestra democracia sean castigados.

A partir de ahí, la declaración pasó a desencadenar una serie de tópicos absurdos sobre el respeto de las diferentes razas e ideologías políticas, consejo que Melania y el presidente Trump habrían hecho bien en adoptar hace mucho tiempo. Patéticamente, la única parte de la declaración que realmente se lee como sincera es la sección en la que se queja de sí misma. Sus preocupaciones sobre el país en general son dolorosamente falsas.

Resulta que a la Primera Dama le importó tan poco su declaración que aparentemente decidió plagiarse a sí misma, tomando secciones de un discurso que pronunció en el RNC en agosto.

Kate Bennet de CNN comparó las dos transcripciones y encontró versiones casi idénticas de la línea: “El hilo común en todas estas situaciones desafiantes es la determinación inquebrantable de los estadounidenses de ayudarse unos a otros“. Esta no es la primera vez que Melania ha tenido un problema con la originalidad y fue objeto de burlas anteriormente por robar parte de un discurso de Michelle Obama.

La Primera Dama debería avergonzarse de sí misma por esta tontería egoísta y banal, pero hace mucho tiempo que ella dejó en claro que es incapaz de sentir vergüenza.

Kate Bennett: Nuevo: parece que la Primera Dama ha copiado partes de su declaración de hoy de … ella misma. Similitudes significativas entre la declaración de hoy y su discurso en el RNC de agosto:

.

.