Si bien el presidente Joe Biden hizo campaña con la promesa de revertir las políticas “fallidas” de su predecesor que “infligieron daño a los cubanos y sus familias“, su gobierno, ya bajo la creciente presión de los progresistas para cumplir esa promesa, anunció nuevas sanciones contra Cuba el pasado Viernes.

Tras las recientes protestas de los cubanos por la escasez de alimentos, medicinas y otros artículos esenciales durante la pandemia de Covid-19, la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos sancionó al principal organismo policial de Cuba, la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), así como a su director y el subdirector, Oscar Callejas Valcarce y Eddy Sierra Arias.

El Departamento del Tesoro dijo en un comunicado anunciando las medidas que “el régimen cubano desplegó la PNR … para reprimir y atacar a los manifestantes“. En medio de estas protestas, los progresistas han destacado el papel del bloqueo de los Estados Unidos durante décadas y han denunciado a los medios estadounidenses cómo han manejado esa historia y sus efectos actuales.

Cuba tiene una población de 11 millones de personas. Las protestas palidecen en comparación, tanto en términos de participación como de represión estatal, con las movilizaciones masivas que han sacudido a Colombia, Haití, Chile, Ecuador y otros países latinoamericanos en los últimos años. —O incluso Portland, Oregon, o Ferguson, Missouri“, escribieron Medea Benjamin y Leonardo Flores del grupo pacifista estadounidense CodePink para Common Dreams este mes. “Además, los medios estadounidenses han prestado poca atención a los contramanifestantes, que han salido a las calles a expresar su apoyo al gobierno y a la Revolución Cubana“.

Benjamín y Flores continuaron:

Las protestas también deben entenderse en el contexto de una brutal guerra económica librada por Estados Unidos contra la nación insular durante más de 60 años. Esto lo expuso claramente el subsecretario de Estado adjunto de Estados Unidos en 1960, cuando pidió explícitamente “negar dinero y suministros a Cuba, disminuir los salarios monetarios y reales, provocar hambre, desesperación y derrocamiento del gobierno”. Esta estrategia ha fracasado en su objetivo de cambio de régimen durante décadas, y es poco probable que tenga éxito ahora.

… Si bien el bloqueo ha estado en vigor durante más de seis décadas, se endureció de manera significativa bajo la política de ” máxima presión ” de la administración Trump . Esta estrategia se centró en el turismo, la energía y otros sectores económicos clave de Cuba. Incluso restringió las cantidades de dinero que los cubanoamericanos pueden enviar a casa y cerró las sucursales cubanas de Western Union, principal vehículo de envío de remesas. Estas políticas han tenido un impacto desastroso en la economía cubana, especialmente cuando el cierre de la industria turística inducido por Covid ha privado a la isla de miles de millones de dólares y miles de empleos. Por su parte, la administración Biden ha estado “revisando” su política hacia Cuba durante seis meses, mientras continúa la estrategia de guerra económica de Trump que está diseñada precisamente para crear la escasez que los cubanos están experimentando ahora.

Como dijo Belén Fernández en un artículo para Al Jazeera el jueves: “La terrible situación de Cuba tiene casi todo que ver con la interferencia de Estados Unidos … particularmente el bloqueo de seis décadas que, según el derecho internacional, técnicamente califica como un acto de guerra.

Aunque los artículos de la corriente principal a menudo mencionan las sanciones estadounidenses“, escribió Fernández sobre los periódicos estadounidenses, “casi nunca transmiten su naturaleza asfixiante, un contexto sin el cual no se puede comenzar a entender nada de la historia contemporánea de Cuba“.

CODEPINK:
Más votantes estadounidenses registrados creen que deberíamos * ayudar * al pueblo cubano (ya sea donando vacunas, aflojando las remesas, levantando el embargo, etc.) en lugar de sancionar al gobierno cubano.

Estados Unidos debería escuchar a la gente y #LetCubaLive: https://bit.ly/Let-Cuba-Live

.

.

Las nuevas sanciones de la administración Biden se producen después de que el liderazgo demócrata en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos bloqueó una enmienda del representante Jesús G. “Chuy” García para levantar el límite de $ 1,000 por trimestre de Trump en las remesas que las personas en los Estados Unidos pueden enviar a sus familiares. En Cuba.

“Los Estados Unidos no tienen por qué impedir que los cubanoamericanos envíen remesas que salvan vidas a sus familias, especialmente cuando muchos carecen de alimentos, agua y medicamentos adecuados”, dijo García The Nation. “Debemos poner fin a nuestro bloqueo de décadas contra Cuba, que ha llevado a la desesperación en lugar de la democracia. Restaurar las remesas es un primer paso importante”.

Al señalar que Trump no solo restringió las remesas, sino que también endureció las sanciones y prohibió la mayoría de los viajes a Cuba, The Nation informó el miércoles, antes del último anuncio del Departamento del Tesoro:

Ahora, después de meses de ignorar a Cuba, Biden ha adoptado el enfoque de Trump, imponiendo sanciones adicionales la semana pasada y desafiando las voces progresistas de su partido que piden alivio.

La línea más dura de Biden sobre Cuba y la complicidad de los demócratas del Congreso se comprende mejor en el contexto de la política interna, no en la política exterior. En gran parte, está impulsado por el deseo de aplacar a los cubanoamericanos en Florida, que no estaban planeando votar por los demócratas en primer lugar. La mayoría de los votantes cubano-americanos en todo el país se identifican como republicanos, un estudio de 2020 del Pew Research Center encontró . Y desde hace años, los republicanos han superado a los demócratas en Florida en cosas como el juego de campo y el registro de votantes. De modo que los demócratas mantienen como rehén al alivio, infligiendo dolor a innumerables cubanos comunes en el proceso, por una ganancia política que en realidad no se materializa.

Un alto funcionario de la administración de Biden le dijo a CNN que junto con las nuevas sanciones, además de las anunciadas la semana pasada, el gobierno de EE. UU. Está realizando nuevos “esfuerzos para mejorar la conectividad a Internet” en la isla, y el presidente estaba listo para discutir ambos temas en un reunión con líderes cubanoamericanos.

Benjamin, de CodePink, en un tuit del viernes sobre las últimas sanciones, asintió con la cabeza ante el argumento de que las políticas de la administración Biden están destinadas a apaciguar a los demócratas en el sur de Florida.

Benjamin se encuentra entre los cientos de académicos, activistas, artistas, clérigos, músicos, políticos y otras figuras públicas que firmaron un llamamiento público a Biden pidiéndole que levante de inmediato las 243 sanciones unilaterales y adicionales de Trump.

La carta abierta instando a Biden a “¡Dejemos vivir a Cuba!” apareció como un anuncio en la edición del viernes pasado de The New York Times y simbólicamente representada en Lafayette Square de Washington, DC esa misma mañana.

La carta alienta al presidente de los Estados Unidos a “rechazar las políticas crueles implementadas por la Casa Blanca de Trump que han creado tanto sufrimiento entre el pueblo cubano“, enfatizando que “si bien la pandemia Covid-19 ha demostrado ser un desafío para todos los países, ha más aún para una pequeña isla bajo el peso de un embargo económico “.

“Nos parece inconcebible, especialmente durante una pandemia, bloquear intencionalmente las remesas y el uso de Cuba de las instituciones financieras globales, dado que el acceso a dólares es necesario para la importación de alimentos y medicinas”, dice la carta, pidiendo a Biden que “comience el proceso de poner fin al embargo y normalizar plenamente las relaciones entre Estados Unidos y Cuba “.

El mes pasado, continuando una tendencia de casi tres décadas, 184 miembros de la Asamblea General de las Naciones Unidas votaron a favor de una resolución que exigía el fin del bloqueo estadounidense a Cuba. Solo Estados Unidos e Israel votaron en contra, mientras que Brasil, Colombia y Ucrania se abstuvieron.

“El embargo no solo es ilegal e inhumano”, dijo Progressive International en ese momento. “Es increíblemente impopular”.