El Partido Republicano tiende a atraer lo peor que la política tiene para ofrecer, desde depredadores sexuales como Donald Trump hasta presuntos depredadores sexuales como Matt Gaetz y hombres como Jim Jordan que, para ser justos, no es un depredador sexual en sí mismo, sino simplemente ignoró el desenfrenado abuso sexual que sucedía a su alrededor durante su tiempo como entrenador de lucha libre en Ohio State.

.

Con esta comprensión de su excelente carácter en mente, no debería sorprenderle que ahora se vea envuelto en un nuevo escándalo. Siempre ha sido un ferviente admirador de Trump, quien hoy debe estarle diciendo: “Tienes que aprender como yo a cubrir tus porquerías“…

The Daily Beast  informa que el Comité de Campaña del representante Jordan recibió un total de diez avisos de la Comisión Federal de Elecciones sobre casi $ 3 millones en discrepancias acumuladas en sus presentaciones durante los últimos dos años. La gente de Jordan insiste en que los problemas fueron accidentales y el resultado de que la campaña se inundó de dinero. Es posible que la escala de estas discrepancias pueda llevar a la FEC a abrir una investigación oficial.

Escribe Roger Sollenberg para  The Daily Beast:

“Los avisos, enviados en lotes entre el 28 de febrero y el 2 de marzo, responden a más de una docena de informes enmendados que corrigen errores que la campaña detectó en una revisión exhaustiva de las presentaciones, que se remonta a 2018. Una de las presentaciones revela errores en el gasto y la recaudación de fondos por un total de $ 1,470,286.48″.

La FEC ha informado a la campaña de Jordan que ellos pueden implementar una auditoría o una acción de cumplimiento si no abordan el problema de manera satisfactoria. Fiel a la forma republicana, el portavoz de la campaña Kevin Eichinger trató de arrojar a alguien más debajo del autobús en su declaración a The Daily Beast.

“La campaña ha presentado una enmienda a la FEC para corregir sus informes de finanzas de campaña que se remontan a 2018. Nunca faltaba dinero de la cuenta. De hecho, el saldo de caja de la campaña es en realidad más alto que el que figuraba anteriormente en los informes financieros de la campaña. El error ocurrió cuando el ex tesorero de la campaña, sin darse cuenta, reportó dos veces ciertos gastos de recaudación de fondos. Cuando se descubrió el error, la campaña contrató a un experto externo para realizar una auditoría integral y presentar las enmiendas correspondientes”, dijo Eichinger.

The Daily Beast informa además que las discrepancias pueden tener su origen en los métodos a través de los cuales el Partido Republicano recauda fondos para campañas políticas.

Existe un mundo subterráneo en el que las campañas republicanas canalizan dinero a empresas consultoras que les ayudan a elevar su perfil en los medios (por ejemplo, las repetidas apariciones de Jordan en medios de comunicación conservadores durante los años de Trump) y luego toman una parte de los fondos recaudados. La campaña de Jordan parece haber informado incorrectamente los gastos pagados a dichos proveedores.

Aún no está claro cómo se resolverá este problema y es posible que las discrepancias fueran simplemente accidentales, pero dada la bien documentada historia de depravación moral de Jordan, no se puede descartar la posibilidad de que esté sucediendo algo más siniestro aquí.

Independientemente de lo que suceda, esta historia debería servir como un amable recordatorio para la gente de Ohio de que sería mucho mejor elegir a alguien que no fuera Jordan.

Puedes leer la historia completa aquí .