.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.

Robert Bernard Reich es un asesor económico, profesor, autor y comentarista político estadounidense. Sirvió en las administraciones de los presidentes Gerald Ford, Jimmy Carter y Bill Clinton. Fue Secretario de Trabajo de 1993 a 1997. Fue miembro de la junta asesora de transición económica del presidente Barack Obama. A su aguda inteligencia y brillante pluma debemos este interesante artículo que hemos traducido para nuestros lectores.

Los reguladores financieros someten a los bancos a pruebas de estrés para ver si tienen suficiente capital para resistir fuertes caídas.

Ahora Estados Unidos está siendo sometido a una prueba de estrés para ver si tiene la fuerza suficiente para resistir la traicionera campaña de Trump para desacreditar las elecciones presidenciales del 2020.

Trump perderá porque no hay evidencia de fraude. Pero la integridad de miles de personas responsables de mantener la democracia estadounidense se está poniendo a prueba como nunca antes.

Trágicamente, la mayoría de los republicanos electos en Washington no pasan la prueba, al negarse a enfrentarse a Trump. Su cobardía es una de las peores traiciones a la confianza pública en la historia de nuestra república.

A pesar de que los republicanos de la Cámara y el Senado están fallando en esa prueba, la democracia estadounidense sobrevivirá porque suficientes funcionarios públicos sí la están pasando.

Las únicas notas disidentes provienen de republicanos que se jubilarán a fin de año o que no tendrán que enfrentarse a los votantes durante varios años, como los senadores Mitt Romney de Utah y Ben Sasse de Nebraska.

A los republicanos silenciosos les preocupa que hablar pueda invitar a un desafío primario. Pero la democracia depende del coraje moral. Estos republicanos muestran perfiles de cobardía.

Pero tengo buenas noticias. La gran mayoría de los funcionarios republicanos de nivel inferior están pasando la prueba de resistencia, muchos con distinción.

Tomemos, por ejemplo, a Chris Krebs, quien dirigió la Agencia de Ciberseguridad del Departamento de Seguridad Nacional y el martes pasado refutó las afirmaciones de Trump de fraude electoral, diciendo que las afirmaciones “no han sido fundamentadas o son técnicamente incoherentes“.

Trump despidió a Krebs recientemente. La respuesta de Krebs : “Es un honor haber servido. Lo hicimos bien “.

O Brad Raffensperger, el secretario de estado republicano de Georgia que supervisó las elecciones allí y se  describe a sí mismo  como “un republicano de principio a fin que nunca ha votado por un demócrata“. Raffensperger está defendiendo el voto de Georgia por Biden, rechazando las acusaciones de fraude de Trump. El viernes certificó que Biden ganó el voto presidencial del estado.

Raffensperger rechazó las propuestas de Trump colaborando con Lindsey Graham, quien preguntó si Raffensperger podía descartar todos los votos enviados por correo de los condados con altas tasas de firmas cuestionables. Y Raffensperger rechazó las demandas de los dos senadores republicanos en ejercicio de Georgia, Kelly Loeffler y David Perdue (ambos enfrentan una segunda vuelta más dura de lo previsto) solicitando que él renuncie.

“Esta oficina funciona con integridad”, dice Raffensperger, “y eso es lo que los votantes quieren saber, que esta persona va a hacer su trabajo”.

Raffensperger ha recibido amenazas de muerte de votantes republicanos inflamados por las acusaciones de Trump. No es el único. Los funcionarios electorales en Nevada, Michigan, Pensilvania y Arizona también informan sobre amenazas. Pero no se rinden ante ellos.

Mientras estamos en eso, no olvidemos a todos los demás funcionarios públicos de la administración Trump que han sido sometidos a pruebas de estrés y han aprobado honorablemente.

Me refiero a los funcionarios de salud pública que no están dispuestos a mentir sobre el Covid-19, los líderes militares que no están dispuestos a respaldar los ataques de Trump a los manifestantes de Black Lives Matter, los inspectores generales que no están dispuestos a encubrir la corrupción de Trump, los funcionarios del servicio exterior de Estados Unidos que no están dispuestos a mentir sobre las propuestas de Trump a Ucrania, funcionarios de inteligencia que no están dispuestos a maquillar sus informes para adaptarse a Trump, y abogados del Departamento de Justicia que se niegan a participar en las obstrucciones a la justicia de Trump.

Si crees que es fácil hacer lo que hicieron, piénsalo de nuevo. Algunos de ellos perdieron sus trabajos. Muchos fueron degradados. Algunos han sido amenazados con violencia. Han arriesgado todo esto para hacer lo moralmente correcto en un Estados Unidos envenenado por Trump, que no tiene idea de lo que significa hacer lo moralmente correcto.

En última instancia, de eso se trata la prueba de resistencia de Trump. Es una prueba de integridad moral.

A pesar de que los republicanos de la Cámara y el Senado están fallando en esa prueba, la democracia estadounidense sobrevivirá porque suficientes funcionarios públicos están pasando esa prueba.

Pero el hecho de que el intento de golpe de Trump no tenga éxito no lo hace menos dañino y peligroso.  Una nueva encuesta de la Universidad de Monmouth  encuentra que el 77 por ciento de los partidarios de Trump creen que la victoria de Biden se debió a un fraude, una afirmación, debo enfatizar nuevamente, respaldada por absolutamente ninguna evidencia.

Lo que significa que la prueba de estrés no terminará cuando Joe Biden tome posesión como presidente el 20 de enero. En los años venideros, continuaremos dependiendo de la integridad de miles de héroes anónimos para cumplir con su deber frente a las amenazas a su medios de subsistencia y tal vez sus vidas.

Mientras tanto, la democracia estadounidense continuará en peligro por los republicanos de la Cámara y el Senado que carecen del coraje moral para hacer lo correcto.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.

Este artículo fue escrito por Robert Reich en inglés con el título “Perfiles de Cobardía”, publicado inicialmente por Common Dreams y traducido al español por El Diario Latinoamericano. Se le hicieron algunos cambios no sustanciales para adaptarlo al patrón tradicional de nuestros lectores.