Mientras Donald Trump se prepara para su mitin esta noche en Tulsa, Oklahoma, un evento denominado “Coronapalooza” debido a la tasa acelerada de infecciones por coronavirus en Oklahoma y la politización del uso de máscaras por parte de sus partidarios, la violación abierta de los derechos civiles y la libertad de expresión fuera del lugar donde está programado el rally ya ha comenzado.

MSNBC captó un incidente ante la cámara cuando la policía arrestó a una manifestante de Black Lives Matter (Las Vidas Negras Importan) que llevaba una camiseta con la frase “No puedo respirar“, mientras discutía con un organizador de la manifestación sobre por qué no se le permitiría entrar al mítin a pesar de tener un boleto válido para el evento.

“Este es mi país. Este es mi país. Esta es mi ciudad”, dijo Sheila Buck, la manifestante en cuestión. “Tengo entradas para este evento. Tengo ropa puesta. Estoy protegida ¿Cuál es el problema?”.

El organizador (que por cierto, como buen estúpido trumpista no llevaba máscara) y la policía solo respondieron diciendo que la manifestación era “un evento privado“.

“Tengo entradas para su evento privado”, respondió Buck racionalmente. “He sido invitada y tengo un boleto”.

“Sí, bueno, mi trabajo con la campaña es desinvitarte oficialmente”, dijo el funcionario de la manifestación Trump con poca justificación legal.

Poco después, la policía detuvo a Buck a pesar de que no cometió ningún delito.

Es solo otro ejemplo del futuro autoritario que enfrenta Estados Unidos si Donald Trump gana otro mandato.

Es por eso que no debemos detenernos en nuestra lucha para asegurarnos de que nunca se permita que ocurra tal catástrofe. Hay que votarlo fuera en Noviembre. A él y a sus facilitadores.

Puedes ver la cobertura de MSNBC del incidente en el video a continuación.

.

.