Cuando el presidente Trump decide atacar a una persona de color, lo hace sin una onza de moderación, desarrollando una obsesión enfermiza que aparece una y otra vez, y se vuelve cada vez más perniciosa a medida que su corazón racista se apodera de él y lo domina.

Lo vimos en sus ataques contra el presidente Obama, sus insultos lanzados contra la Representante Maxine Waters (D-CA), y ahora lo estamos presenciando con la Representante Ilhan Omar (D-MN).

Omar provocó controversia cuando cuestionó la influencia del lobby pro israelí en Washington. Algunos interpretaron los comentarios como antisemitas, mientras que Omar insistió en que no tenía la intención de que lo fueran. Trump aprovechó rápidamente los comentarios para atacar a Omar y al Partido Demócrata en general, un movimiento profundamente hipócrita dada su propia historia de sentimientos indiscutiblemente antisemitas.

El pasado fin de semana, en un discurso ante la Coalición Judía Republicana, durante el cual se refirió de manera ofensiva al Primer Ministro israelí Benjamin Netanyahu como “su primer ministro” al dirigirse a los judíos estadounidenses que asistieron, una vez más atacó a Omar. La parte más siniestra de esta reciente difamación fue el hecho de que Trump la realizó pocas horas después de que uno de sus partidarios fuera arrestado por amenazar con matar a Omar.

Yahoo News: “En un discurso ante un grupo judío republicano, Trump, burlonamente, agradece a la representante Ilhan Omar”.
.

.

Para su crédito, la congresista Omar no ha permitido que los ataques continuos del presidente la intimiden y continúa enfrentándose a su administración. Justo ayer, acusó al asesor principal de Trump, Stephen Miller, por ser un nacionalista blanco, un hecho que se ha vuelto cada vez más difícil de negar a medida que su agenda ha llegado a su nivel de putrefacción.

Ilhan Omar: “Stephen Miller es un nacionalista blanco. El hecho de que todavía tenga influencia en la política y los nombramientos políticos es un escándalo”.

Se dice que Stephen Miller es el autor intelectual tras las politicas migratorias de Trump: “Cuando el presidente Donald Trump retiró bruscamente su nominación de Ronald Vitiello para ser el próximo jefe confirmado de la Agencia de Inmigración y Control de Aduanas el viernes por la mañana, dijo a los periodistas que …”
.

.

Ayer, Trump contraatacó en defensa de su pequeño y vil minion al compartir un video de Fox News en el que los interlocutores acusan a Omar de “atacar a los judíos” porque ella criticó a Miller, que es judío. En este caso, la acusación de antisemitismo es absolutamente ridícula. Omar no dijo nada sobre que Miller era judío y simplemente estaba señalando que sus objetivos racistas y xenófobos están en perfecta armonía con los de los nacionalistas blancos.

Donald J. Trump: “Ella (la congresista Omar) sigue atacando a los judíos …”
.

.

No le tomó mucho tiempo a Omar devolverle el golpe a Trump con una respuesta concisa pero perfecta.

En este punto, solo un tonto pensaría que Trump actuará “presidencialmente“, ya que su mandato ha sido una larga degradación de la oficina de la presidencia, pero Omar tiene razón al recordarnos que este no es un comportamiento normal y que el presidente debería conducirse con más dignidad.

Ilhan Omar: “En las palabras de mi hija de 6 años,”Párale ya. Eres el presidente “.