Si Donald Trump se pregunta por qué incluso los antiguos partidarios republicanos del presidente ahora están expresando incertidumbre sobre su competencia para liderar a la nación durante la peor crisis epidemiológica que Estados Unidos ha enfrentado en décadas, no necesita buscar más allá de su propio feed de Twitter.

Así como las principales organizaciones deportivas han suspendido las competiciones y los promotores han cancelado eventos que atraen a grandes multitudes en un momento demasiado peligroso como para arriesgarse a la posibilidad de exposición al virus COVID-19, el pueblo estadounidense espera que el presidente suspenda el partidismo, el juego político y su fea costumbre de los nombretes, en un momento en que esperan que un líder dedique el 100% de su tiempo y sus esfuerzos a diseñar planes para lograr el mejor resultado posible para la mayor cantidad de personas en la lucha contra la creciente pandemia.

En cambio, Trump continúa participando en la misma rutina cansada de hostigar a los demócratas y culparlos por la inacción después de la respuesta lenta, caótica e incompetente de su propia administración a una crisis global, de la posibilidad de la cual habían sido advertidos con bastante anticipación antes de que el primer caso reportado de coronavirus golpeara nuestras costas.

En lugar de dedicar su tiempo a consultar con expertos gubernamentales que no habían sido despedidos debido a la incertidumbre de Trump sobre su lealtad política o porque valoraban los hechos y la ciencia por sobre el dogma político, el presidente fingió que podría abrirse camino a través de la crisis en su modo de improvisación estándar de hablar toda la porquería que quepa en su sucia bocota.

Después de que Trump sorprendió al personal de la Casa Blanca al decir que celebraría una conferencia de prensa hoy para desvelar sus planes para combatir el daño financiero de las consecuencias económicas del brote, CNBC reveló que en este momento no existe ningún plan .

“Eso fue noticia para todos los de adentro”, dijo un funcionario.

“No tenemos todo lo que hace falta”, admitió otro funcionario. “Es necesario resolver muchos detalles”.

“La Casa Blanca no está lista para presentar propuestas económicas específicas en su respuesta al impacto cada vez mayor del brote de coronavirus”, dijo CNBC a funcionarios de administración.

Mientras tanto, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA) y el líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY), “están flotando una serie de reformas legislativas diseñadas para combatir la propagación del coronavirus y proporcionar alivio económico a los más directamente afectados“, según The Hill .

“Si bien la legislación de los demócratas aún no está redactada, Pelosi y Schumer se reunieron el lunes por la noche con los diversos líderes del comité trabajando en ello en un esfuerzo por atar cabos sueltos. Y Pelosi dijo que la legislación podría ser redactada, y tal vez incluso recibir un voto en la Cámara de Representantes, para el final de la semana “, dijo un artículo en The Hill .

“Lo estamos armando; no es que nos hayamos despertado esta mañana y empezado a pensar en esto”, comentó Pelosi con una sutil referencia al fracaso de Trump en reconocer las implicaciones de la epidemia a tiempo para hacer planes para combatirla.

En Twitter esta mañana, Trump trató de hacer girar los engranajes típicos de la discusión legislativa y la redacción de medidas para contrarrestar las acusaciones de pereza e inacción que han estado persiguiendo su propia reputación mientras pasaba el fin de semana jugando al golf en lugar de hacer su trabajo.

Nancy Pelosi acaba de decir: “No sé si podemos estar listos esta semana”. En otras palabras, se van de vacaciones los demócratas que no Hacen Nada. ¡Esa ha sido la historia con ellos durante 1 1/2 años!

.

.

En este punto, se debe recordar por enésima vez al lector que los llamados “demócratas de no hacer nada” en la Cámara tienen 395 proyectos de ley aprobados en el escritorio del líder del Senado “Moscú” Mitch McConnell y que es este quien se ha negado a actuar.

Al centrarse en sus pequeñas luchas políticas en lugar de sus principales responsabilidades para liderar y proteger a la nación, Trump simplemente está demostrando por qué no está calificado para el trabajo que tiene y quiere que Estados Unidos lo reelija.

Depende de nosotros poner un líder en la Casa Blanca que sea capaz de manejar cualquier desafío que se les presente. Si hasta ahora, no te has dado cuenta de que Donald Trump no es esa persona, entonces ninguna máscara, desinfectante o agente antiviral podrá ayudarte.