Hasta las Bestias más infames tienen sus puntos altos y bajos, pero parece que la nuestra, en las últimas semanas, va en picada total. Tomando en cuenta su extraña habilidad para empeorar las cosas para él y para el país, es difícil decir con certeza que este momento actual representa el punto más bajo de la presidencia de donald trump. Pero el caso es convincente.

La pandemia del Coronavirus continúa matando estadounidenses a diario, con más de 115,000 muertes y más de 2,000,000 de infecciones hasta el momento. De esta colosal falla de salud pública se puede culpar directamente a un presidente que se negó a actuar lo suficientemente pronto y que todavía parece mucho más interesado en reabrir la economía que en salvar vidas. Una estimación muestra que si la Casa Blanca hubiera presionado por el distanciamiento social solo una semana antes, se podrían haber salvado 36,000 vidas. El presidentillo trump nunca tomó el coronavirus lo suficientemente en serio y los estadounidenses están muertos por eso.

Al mismo tiempo, en las últimas semanas se vio cómo la nación se desmoronaba a medida que los agentes de la ley, con la bendición de trump, respondieron a las protestas por el asesinato de George Floyd con una brutalidad impactante.

El propio presidente trump hizo que manifestantes pacíficos atacaran y dispersaran con gases lacrimógenos y granadas de flashbang y así poder dirigirse a una iglesia para una sesión de fotos bíblica. En el proceso, miembros del clero fueron gaseados y expulsados ​​de los terrenos de la iglesia, lo que llevó a Mariann E. Budde, obispo de la diócesis episcopal de Washington, a denunciar las acciones de trump .

Además de toda  esa mala prensa, trump también tuvo que lidiar recientemente con palabras excepcionalmente duras de su ex Secretario de Defensa James Mattis y su ex Jefe de Gabinete, General John Kelly.

A lo largo de todo,  Fox News ha estado tocando los tambores de la “ley y el orden” en defensa de este presidente sin ley, avivando los temores blancos intolerantes por las protestas y difamando a la mayoría de los activistas como manifestantes violentos. Afortunadamente, quedan algunas voces sensatas en la cadena conservadora.

Chris Wallace de Fox, un hombre que no ha tenido miedo de criticar a trump incluso cuando le gana la vilipendio de muchos de los televidentes de su red, apareció en  The View para dar su opinión sobre los acontecimientos recientes. Su análisis fue menos que halagador para nuestro presidente.

“Trump se está posicionando como presidente de la ley y el orden, pero estos movimientos que estamos viendo en las calles protestan contra la aplicación de la ley tal como la conocemos. También está reavivando la lucha ahora por arrodillarse en protesta silenciosa durante el himno nacional. ¿Es este, en su opinión, el tono correcto que el presidente debe tomar en este momento? preguntó el anfitrión Sunny Hostin.

“Bueno, no voy a hablar de eso en términos de correcto o incorrecto. Quiero decir, sabes que el presidente tiene su base y él tiene sus creencias, y tiene derecho a ellas. Déjame hablar sobre esto en términos de política. Y diría que la última semana fue una muy mala para el presidente en términos de política, en términos de sus posibles perspectivas de reelección ”, dijo Wallace.

“Quiero decir, cuando te llama el obispo episcopal de Washington y el arzobispo de la Iglesia católica de Washington, cuando te llaman todos, desde Jim Mattis al ex presidente del Estado Mayor Conjunto Mike Mullen, e incluso su propio Secretario de Defensa actual Mark Esper rompe con usted, esa no es una buena semana “, agregó Wallace.

El análisis sobrio fue acertado y un buen augurio para el país. Lo que es malo para las perspectivas de reelección de Trump es bueno para Estados Unidos.

Mira la entrevista a continuación.

The View: El presentador de Fox News, Chris Wallace, nos dice que espera ver “reformas y mejoras” en las relaciones raciales tras las protestas provocadas por la muerte de George Floyd, pero dice que fue “una muy mala semana” políticamente para el Pres. trump después de cómo manejó las cosas.

.

.