Desde su comienzo, la Presidencia de Trump ha estado marcada, entre muchas otras cosas, por su amor a los dictadores y su insistencia en poner sus compromisos con los mismos por encima de sus propias agencias de inteligencia. Todos somos testigos de lo que ha venido sucediendo con Rusia y ahora vemos estos sucesos con Corea del Norte, que van por un camino muy similar.

Recientemente, el presidente Trump inició un nuevo escándalo con comentarios sobre la CIA y Kim Jong Nam, el difunto hermano del dictador norcoreano Kim Jong-un.

Kim Jong Nam, quien parece haber sido asesinado por su propio gobierno con el llamado gas nervioso en el 2017, parece haber estado en contacto con la CIA. Mientras vivía fuera de Corea del Norte y, aparentemente, tenía poca influencia dentro de su infame país de residencia secreta en ese momento, tendría sentido que los Estados Unidos estuvieran interesados ​​en recopilar cualquier información que pudieran obtener de él.

Sin embargo, mientras hablaba con los periodistas, Trump se jactó de una “hermosa carta” que recibió del dictador y abordó la historia sobre Kim Jong Nam trabajando con la Agencia Central de Inteligencia, descartándola no solo como algo falso sino como algo que él nunca permitiría.

“Vi la información sobre la CIA con respecto a su hermano o hermanastro y yo le diría que eso no sucedería bajo mi auspicio, eso es seguro”. “No permitiría que eso sucediera bajo mis auspicios”, declaró Trump.

La reacción fue inmediata, con muchos estadounidenses furiosos de que su presidente se pusiera del lado de un hombre fuerte extranjero por encima de los objetivos de recopilación de inteligencia de la CIA.

Ahora, él ha sido confrontado por la controversia, y logró arruinar por completo su respuesta. Mientras daba una conferencia de prensa con el presidente polaco, Andrzej Duda, un reportero señaló que los comentarios de Trump ayer daban la impresión de que se había comprometido a no espiar a Corea del Norte y le preguntaron si eso era lo que quería decir. Su respuesta fue absurda.

“No, no es lo que quiero decir. Es lo que dije. Creo que es diferente de tal vez su interpretación”, dijo antes de dedicarse a algunos comentarios confusos sobre las sanciones y recuperar los restos de soldados estadounidenses de Corea del Norte.

La respuesta solo empeora sus comentarios originales. O se está contradiciendo a sí mismo ahora o está tan confundido por su propio hábito de mentir constantemente que ni siquiera puede recordar lo que dijo.

La caracterización que hizo el reportero del reciente incidente fue completamente precisa y, si uno regresa y escucha lo que Trump declaró, está muy claro que dijo que no permitiría que la CIA espiara al hermanastro de su amigo Kim Jong-un, incluso si eso fuera por los mejores intereses de los Estados Unidos. Este presidente hace que nuestro país sea menos seguro.

Mira el clip de abajo.

Aaron Rupar: “TRUMP sobre la carta de amor más reciente que recibió del dictador totalitario Kim Jong Un: “Algún día verás lo que había en esa carta. Algún día estarás leyendo sobre eso. Tal vez dentro de 100 años. Tal vez dos semanas. ¿Quién sabe? Pero fue una carta muy bonita. Lo agradezco.”

Aaron Rupar: “REPORTERO: Señor Presidente, parece que ayer sugirió que estaba esencialmente comprometido a no espiar a Corea del Norte. ¿Es eso lo que quería decir?

TRUMP: No, no es lo que quise decir. Es lo que dije. Creo que es diferente a tu interpretación tal vez.
.


.