Ayer, en el último ejemplo de las múltiples formas en que la administración de Trump es sorprendentemente negligente en lo que respecta a la seguridad nacional, se reveló que se ha presentado una denuncia penal ante el Tribunal de Distrito de EE. UU. del Distrito Sur de Florida después de que una ciudadana china fue arrestada durante el fin de semana intentanto entrar a Mar-a-Lago para espiar.

La mujer en cuestión, Yujing Zhang, fue capturada por el Servicio Secreto y se descubrió que estaba contrabandeando equipos cibernéticos hacia dentro de las instalaciones, incluyendo una computadora portátil, un disco duro externo y una unidad USB que contiene “software malicioso“.

Dado el hecho de que Trump y sus asociados son conocidos por su enfoque increíblemente laxo respecto a la ciberseguridad, no es sorprendente que Mar-a-Lago, una guarida de codicia y corrupción entre funcionarios de la administración, agentes extranjeros e intereses comerciales plutocráticos, sea un objetivo para los espías chinos

Ahora, los demócratas están demostrando una vez más que son el único partido que legítimamente se preocupa por la seguridad nacional. The Associated Press informa que los demócratas han exigido que el FBI investigue la situación de seguridad en Mar-a-Lago, a la que el gobierno de Trump denomina nauseabundamente como la “Casa Blanca de Invierno”. Los Demócratas quieren discernir si la información clasificada en Mar-a-Lago está en riesgo de ser violado por agentes extranjeros.

El Representante Elijah Cummings (D-MD), Presidente del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes explicó:

“Queremos asegurarnos de que el Servicio Secreto sea lo mejor que pueden ser, y queremos averiguar más sobre qué tipo de seguridad tenían allí en Florida. Creo que es muy, muy, muy, muy importante que el presidente esté protegido. Y estoy muy seguro de lo que diogo”.

Además del Comité de Supervisión de la Cámara de Representantes, los demócratas del Senado también solicitaron al FBI que investigue Mar-a-Lago. El líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-NY), se acercó al director del FBI, Christopher Wray, con preocupaciones sobre la espía china insistiendo en que eso, “plantea preguntas muy serias con respecto a las vulnerabilidades de seguridad en Mar-a-Lago, a las que los servicios de inteligencia extranjeros han atacado“. ”

Según la CNN, el FBI ha abierto una investigación oficial sobre la situación de seguridad en Mar-A-Lago.

Con los demócratas en la Cámara de Representantes y el Senado a bordo con este problema y con el FBI involucrado, parece probable que cualquier debilidad en la seguridad sea descubierta. Si Trump – a quien claramente le importa muy poco mantener el país seguro-, realmente hará cualquier cosa para solucionar el problema, es otro tema completamente distinto.