Si te preguntabas cómo Donald Trump logra pasar tanto tiempo mirando televisión, tuiteando y aún encuentra tiempo para hacer todo lo posible para convertir a Estados Unidos en un país del tercer mundo, el presidente ya te dio una respuesta en la segunda mitad de la tormenta de tweets del fin de semana.

Donald J. Trump: “No hay mucho tiempo para dormir. ¡Gracias!”

Devaa Jain: “Eso sí, él encabeza la lista de presidentes de los Estados Unidos por su patrimonio neto y ya tiene 73 años. Aún así, el amor por su país lo está empujando hacia los límites. El “Presidente” más infatigable sin duda. Siempre ACTIVO en todas partes. Me pregunto, cuando duerme!”

.

.

Quizás un estratega de campaña astuto o un abogado presidencial le ha dicho a Trump que puede usar la privación del sueño como una excusa por su comportamiento en el cargo para ayudarlo a luchar contra cualquiera de los esfuerzos de procesamiento post-presidenciales con que seguramente lo atacarán una vez que el gobierno regrese a las manos de la ley.

Dada esta nueva prueba de que el presidente realmente lee las respuestas a sus tweets, muchos ciudadanos progresistas pueden sentirse inspirados para llenar su feed de Twitter con publicaciones que le digan a Trump exactamente cómo se sienten acerca de él, pero es probable que sus ayudantes hagan una pantalla previa y trasladen cualquier comentario que pueda causarle a Donnie una angustia mental más allá de la que obviamente él ya sufre.

Entre las cosas que causan la angustia mental de Trump están los persistentes intentos demócratas de supervisar su respuesta patética a la pandemia de COVID-19, un tema que abordó en un tuit tratando de disculpar el hecho de que permitirá que el Dr. Anthony Fauci, el director del National Instituto de Alergias y Enfermedades Infecciosas, vaya a testificar frente a un comité del Senado controlado por los republicanos, pero se niega a dejarlo hablar con el subcomité de Asignaciones de la Cámara dirigido por los demócratas que supervisa el Departamento de Salud y Servicios Humanos.

Donald J. Trump: “Los demócratas simplemente, como siempre, buscan problemas. No hacen nada constructivo, incluso en tiempos de crisis. No quieren culpar a su vaquita del dinero, China, por la plaga. China culpa a Europa. ¡El Dr. Fauci testificará ante el Senado muy pronto!”

.

.

La incoherencia de la respuesta de Trump, así como la falsedad de su descripción de la respuesta de los demócratas a la pandemia, indican que el presidente se ha pasado de la línea más de lo habitual.

Si por “nada constructivo” Trump quiere decir tratar de evitar que el presidente y sus compinches saqueen el Tesoro durante la crisis para su propio beneficio personal, entonces tal vez un poco de las declaraciones del presidente tenga algún sentido, pero refiriéndose a China como la vaquita del dinero de los demócratas simplemente demuestra que Trump no puede ver nada en este mundo de ninguna manera, excepto a través de sus propios esfuerzos de propaganda distorsionados.

Los demócratas no tienen que buscar problemas cuando estos nos miran directamente a la cara, cada día y sin máscara, nada menos que instalados en la Oficina Oval.

El deterioro mental de Trump se hace particularmente patente en su próximo tuit que omite todo el contexto para hacerlo virtualmente indescifrable, por lo que su contenido está desconectado del mensaje del líder de la mayoría del Senado Mitch McConnell (R-KY) que el presidente está retuiteando.

Donald J. Trump: “No hay razón para rechazarlo, excepto política. Tenemos muchas pruebas. Tal vez ustedes necesiten un nuevo Doctor por allí. ¡La Loca Nancy lo usará como una excusa para no presentarse a trabajar!”

Líder McConnell: “El momento es ahora para que los estadounidenses se involucren en medidas básicas de sentido común, y porque los que presentan mayor riesgo tomen precauciones adicionales. Recomendaciones detalladas de los expertos para infividuos, familias y empleados están disponibles en Coronavirus.gov”.

.

.

Si uno no supiera que Trump se refería a la decisión conjunta de McConnell y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), quienes sabiendo que NO HAY SUFICIENTES PRUEBAS, han rechazado una oferta de la administración para proporcionar al Congreso test de Coronavirus rápidos porque no quieren ser vistos como que están desviando esos escasos recursos de donde más se necesitan, los comentarios del presidente tendrían poco sentido para el observador casual.

El hecho de que a Trump le importe tan poco la realidad de la crisis de pruebas de Estados Unidos, siempre y cuando él y su personal estén atendidos, explica sus falsas afirmaciones de que las pruebas están disponibles para cualquiera que lo desee.

Para Trump, como la mayoría de las formas inferiores de conciencia, el mundo termina donde termina su percepción inmediata, ya que carece de la capacidad de imaginar lo que está sucediendo fuera de su propia experiencia y campo de visión a menos que esté perfectamente envuelto en una teoría de conspiración ridícula de algún tipo.

Trump apenas era coherente antes de convertirse en presidente. Todo el estrés adicional de la oficina y, como sugiere su tweet de hoy, un grave caso de privación del sueño ha vuelto sus procesos de pensamiento aún más desordenados.

Quizás una siesta obligatoria esté en orden. Que sea larga. Configura la alarma para Noviembre.