Sí, el general de cuatro estrellas Lloyd Austin comandó las fuerzas estadounidenses en Irak en 2010 y 2011. En 2013, reemplazó al general James Mattis (¿te acuerdas de él?) como jefe del Comando Central de los Estados Unidos, o CENTCOM, que supervisa las guerras de Estados Unidos en el Gran Medio Oriente y Afganistán (donde anteriormente él mismo había comandado tropas).

Al retirarse del Ejército en 2016, se unió rápidamente a la junta directiva del gigante de armas Raytheon Technologies. Cuando se convirtió en Secretario de Defensa del presidente Biden y se deshizo de sus acciones de Raytheon, se estimó que había ganado $ 1.7 millones solo de esa compañía y luego se cree que su fortuna asciende a $ 7 millones.

En cuanto a James Mattis, quien había dejado el ejército de los EE. UU. para convertirse en miembro de la junta de otro importante fabricante de armas, General Dynamics, se cree que tenía una fortuna total de $ 10 millones cuando salió a su retiro después de haberse desempeñado como Secretario de Defensa de Donald Trump.

Y todo eso resulta ser bastante estándar para los comandantes militares perdedores de nuestros años de guerra contra el terrorismo.

Como descubrió Isaac Stanley-Becker del Washington Post, haber sido comandante en una o más de las guerras fallidas de Estados Unidos de este siglo en general resultó ser una tarjeta de presentación demasiado lucrativa en el complejo militar-industrial.

“Los ocho generales que comandaron las fuerzas estadounidenses en Afganistán entre 2008 y 2018”, escribió, “han pasado a formar parte de más de 20 juntas corporativas”. Stanley McChrystal, quien supervisó el famoso (y desastroso) “aumento” en Afganistán en 2009 y 2010, estaba en un récord de 10 de ellas (y se sabía que solo una de ellas le había pagado un millón de dólares).

Incluso formaría el McChrystal Group, que, como señaló recientemente Peter Maass en el Intercept, “tiene más de 50 empleados y brinda servicios de consultoría a clientes corporativos y gubernamentales“.

¿Recuerdas cómo, durante todos esos años al mando de tropas en Irak y Afganistán, los generales de Estados Unidos saludaban regularmente nuestro notable progreso allí e insistían con tanta regularidad que el ejército de los Estados Unidos había “sentado pauta” en cada país?

Ya en 2004 en Irak, por ejemplo, el general de división Charles Swannack, Jr., comandante de la 82 División Aerotransportada, afirmó que “hemos sentado esa pauta. También puedo decirles que estamos en el camino correcto hacia el éxito“.

En 2010, el general McChrystal afirmaría de manera similar que Estados Unidos había “sentado la pauta” en la provincia de Helmand, en el asediado corazón del sur de Afganistán, productor de amapolas.

En 2017, el general John Nicholson, entonces comandante estadounidense allí, miraba alegremente al futuro y decía: “Ahora, mirando hacia el 2018, como dijo el presidente [afgano] [Ashraf] Ghani, él cree que hemos sentado una pauta y yo estoy de acuerdo.” Y así fue, año tras año tras año.

Resultó que todo era una fantasía. Solo cuando los generales estadounidenses se retiraron y atravesaron esa infame “puerta giratoria” del complejo militar-industrial, las cosas cambiaron.

Creo que se podría decir con precisión, de hecho, que ese fue el momento en que cada uno de ellos finalmente “sentó una pauta” triunfalmente. Como acaba de escribir el teniente coronel retirado de la Fuerza Aérea, historiador y habitual de Tom Dispatch, William Astore, tenemos un ejército en el que las pérdidas están todas en el campo de batalla y las ganancias en el Congreso, así como en el mismo complejo militar-industrial que solo continúa creciendo como misil en un momento en el que tantas otras partes de esta sociedad se están hundiendo rápidamente.

.

.

Este artículo se publicó originalmente por  TOM ENGELHARDT en CommonDreams.org