Independientemente de lo que pienses de la conducta de Donald Trump, lo más probable es que la realidad sea aún peor de lo que imaginas.

Toma su conducta hacia las mujeres, por ejemplo.

Con casi dos docenas de mujeres acusando públicamente al presidente de contacto sexual no deseado, incluidas las acusaciones de acoso sexual, agresión y violación forzada, los comentarios grabados de Trump de que “cuando eres una estrella” puedes agarrar a las mujeres por sus genitales y “Puedes hacerles cualquier cosa” proporciona una visión raramente honesta en las profundidades de la depravación moral del presidente, hasta ahora inexplicable cuando se trata de las mujeres objetivadas que encuentra a su paso.

Inexplicablemente, al menos si eliminas la interferencia rusa de la ecuación, Trump fue elegido presidente a pesar de que su comportamiento deplorable era ampliamente conocido antes del día de las elecciones.

Ahora, un nuevo libro, “Todas las mujeres del presidente: Donald Trump y La fabricación de un Depredador“, expone las acusaciones de que el comportamiento de Trump con las mujeres ha sido aún peor de lo que se había revelado anteriormente.

Escrito por los periodistas Barry Levine y Monique El-Faizy, el libro se basa en entrevistas con más de 100 personas y detalla una historia de las relaciones del presidente con las mujeres a lo largo de su vida. En un extracto exclusivo del libro esta semana, la revista Esquire revela 43 acusaciones adicionales de comportamiento inapropiado por parte de Donald Trump, incluidas 26 denuncias de contacto sexual no deseado.

Una mujer, Karen Johnson, habló con los autores en un relato exclusivo por primera vez del asalto que Donald Trump perpetró contra ella durante una fiesta de Nochevieja en el resort Mar-a-Lago del presidente a principios de la década del 2000.

“Cuando dice esa cosa, ‘Agárralas por la vagina’, eso me golpea fuerte porque cuando él me agarró y me tiró hacia el tapiz, ahí fue donde me agarró, me agarró allí en la parte del frente y tiró hacia adentro”, dijo.

Karenn, que tenía poco más de treinta años en ese momento, asistía a la celebración de Año Nuevo con su esposo y se estaba preparando para irse de la fiesta antes de decidir hacer un viaje rápido al baño antes de salir. Ella describe en el libro lo que sucedió después.

“No había visto a [Trump] en toda la noche”, dijo Johnson. “Estaba caminando hacia el baño. Me agarró y tiró detrás de un tapiz, y fue él. Y yo soy una chica alta y tenía tacones de seis pulgadas, y todavía recuerdo haberlo mirado. Y él es fuerte, y solo me besó”, nos contó. “Estaba tan asustada por quién era él … Ni siquiera sé de dónde vino. No tenía nada que decir al respecto”.

La víctima dice que Trump la agarró de la mano y le hizo un pedido extraño.

“Tienes que ayudarme a saludar a estos invitados”, le dijo, explicando que Melania estaba arriba. “Así que me paré a su lado mientras saludaba a algunos invitados por la puerta”, dijo Johnson, demasiado asustada para hacer una escena sobre lo que acababa de ocurrir. “Tenía miedo de decir lo que había sucedido”, dijo. “Ni siquiera sabía cómo sucedió”.

Si pensabas que tal vez esto era solo un incidente aislado en una fiesta de año nuevo borracho, el hecho de que Trump no beba alcohol y su continua búsqueda de la mujer casada en los días siguientes debería desengañarte de esa noción.

“Él comenzó a llamarme. Respondí a mi teléfono y dijo: “¿Sabes quién es?” Y conocía su voz. Y me preguntaba cómo consiguió mi número de teléfono”, dijo.

Trump pasó las siguientes semanas llamándola con frecuencia y ofreciéndole llevarla a Nueva York para visitarlo. Karen le informó a Trump que estaba cuidando a su esposo moribundo y que no podía traicionarlo.

“No te preocupes por eso, él nunca sabrá que te fuiste”, dijo Trump. “Dijo que me tendría de regreso a las seis en punto. Esto fue como una locura. Me iba a llevar a Nueva York por el día para verlo. Le dije: “No, no, no”. Pero Trump insistió. Cuando estaba en Florida, llamó y dijo que enviaría un automóvil para llevarla a Mar-a-Lago. “Seguía diciendo: “No, no, no”, dijo. “Estaba asustada. No sabía qué hacer”.

Finalmente, Trump se cansó de la persecución y siguió adelante, pero Karen guardó silencio sobre el incidente y le contó solo a un pariente que había asistido a la fiesta con ella y su esposo.

“Temía eso porque había sido bailarina muchos años y era posible que me dijeran, “Bueno, debes haberlo pedido”, dice ella. “Lo que hizo fue muy traumático para mí”, agregó Johnson. “Y todavía lo es. Sabes, yono pedí eso. Literalmente estaba caminando por una habitación … no importa cuál sea mi pasado, no merezco ser tratada de esa manera”.

Aunque teme que la gente no crea su historia, Karen Johnson insiste en que no hizo nada para invitar al asalto.

“Se trata de un monstruo, un niño inmaduro que no respeta a nadie más que a sí mismo y a su ego gigante”, describió Trump.

Además de la desgarradora historia contada por Johnson, el libro también cuenta la historia de las mujeres con las que Trump estaba saliendo cuando conoció a su esposa actual, Melania, y detalla las peleas de infidelidad y ataques de ira por celos que se produjeron durante su noviazgo. También cuenta la historia de la mujer por la que Melania se sintió más amenazada, alguien que ya había rechazado la propuesta de matrimonio de Trump.

El libro será lanzado en las librerías el 22 de octubre próximo.

Si bien no nos dice nada sobre el carácter moral del presidente que ya estaba perfectamente claro a partir de sus acciones y declaraciones previamente conocidas, su inclusión de más detalles y pruebas adicionales del comportamiento reprensible de Trump con las mujeres le recuerda a la nación otra razón por la cual no se le debe permitir permanecer más tiempo en el cargo.