Recientemente, conocimos de una historia profundamente perturbadora cuando el FBI arrestó a un miembro de la Guardia Costera de los Estados Unidos por planear un ataque terrorista doméstico.

Se descubrió que el teniente Christopher Hasson estaba en posesión de una gran cantidad de armas, mil rondas de municiones y una lista de potenciales objetivos con los nombres de numerosos prominentes demócratas. Además de eso, había estado en contacto con grupos de supremacistas blancos y pidió violencia para “establecer una patria blanca“.

Tal vez no sea sorprendente que el nombre de la Representante Alexandria Ocasio-Cortez haya estado en la lista como un posible objetivo de asesinato. La estrella demócrata en ascenso se ha convertido en un objetivo importante del Partido Republicano y su maquinaria de propaganda de los medios de la derecha, que han tratado de vilipendiarla como una amenaza existencial para la prosperidad de los Estados Unidos, simplemente porque tiene puntos de vista del socialismo democrático. No es sorprendente que uno de los conservadores más violentos y delirantes decidiera en su mente enfermiza que ella necesitaba ser eliminada.

Ahora, Ocasio-Cortez ha respondido a la historia. Se concentró en el hecho de que los medios de comunicación tienen cierta responsabilidad por eventos como este y señaló la inquietante tendencia de los periodistas que compartieron historias sobre dónde ella vive el mismo día en que se expuso la historia del complot de asesinato en masa del teniente Hasson.

En esta era de odio y violencia masiva, se requiere cierto grado de privacidad solo para garantizar la seguridad básica de los funcionarios electos. Revelar dónde vive ella por republicanos potencialmente inestables y bien armados es algo inexcusable.

Además de eso, Ocasio-Cortez agregó que los medios tienen el hábito de “amplificar las teorías de conspiración“, una afirmación que uno no necesita buscar más que el presidente para confirmarla. Trump ha traficado con todo tipo de falsedades peligrosas y narrativas paranoicas, que los medios de comunicación a menudo repiten sin verificar adecuadamente los hechos. El resultado es que hay una gran franja de la población completamente desvinculada de la realidad que se está radicalizando cada vez más.

Ocasio-Cortez llamó a esta tendencia general “imprudente” e “irresponsable” e identificó correctamente que pone en peligro la vida de las personas. Terminó el tweet con una declaración aleccionadora: “Esto no es un juego“.

Con suerte, los periodistas prestarán atención.

Alexandria Ocasio-Cortez: “Los periodistas estaban compartiendo historias sobre el lugar donde vivo el mismo día en que que yo y otros fuimos posibles blancos de un tirador en masa.

Todo esto emparejado con la amplificación de teorías de conspiración no avaladas. Eso es imprudente, irresponsable y pone a las personas directamente en peligro.

Esto no es un juego.

Seamus Hughes: “Cuando fue arrestado esta semana en Silver Spring MD, tenía un alijo de armas y una lista de las personas que quería matar. Era un “quién es quién” de personalidades de los medios y funcionarios electos”.
.

.