El viernes por la mañana, el presidente Trump desencadenó una nueva enemistad con la “Chiflada Buena Para Nada” (según él) Fiscal General de Michigan, en defensa de la Ford Motor Company, que fue criticada por permitirle pasear por su fábrica sin una máscara.

Durante la reciente visita a la planta de componentes Ford Rawsonville en Ypsilanti, Michigan, el presidente Trump no usó una máscara durante sus interacciones con los periodistas y afirmó que los funcionarios de la compañía le dijeron que no tenía que hacerlo. Admitió que llevaba una máscara antes, pero “no quería darle a la prensa el placer de verla“.

Pero su negativa a usar una máscara durante el parte de prensa le valió la ira de la fiscal general Dana Nessel, quien declaró que el presidente no era bienvenido en el estado por negarse a usar una máscara durante una parte de su visita: “Él es un petulante niño que se niega a seguir las reglas. Esto no es una broma.

Esto no le sentó bien al presidente, con quien se puede contar con la seguridad de un reloj suizo para emitir ataques de tweets formulados cada vez que una mujer lo desafía públicamente. Trump acusó a la Fiscal General Nessel de trasladar su “enojo y estupidez” a Ford y se atribuyó falsamente a sí mismo traer trabajos de fabricación a Michigan.

Donald J. Trump: La Fiscal General Chiflada Buena Para Nada de Michigan, Dana Nessel, está amenazando brutalmente a Ford Motor Company por el hecho de que inspeccioné una planta de Ventiladores sin máscara. No es su culpa, yo sí me puse una máscara. ¡No es de extrañar que muchas compañías automotrices se fueran de Michigan, hasta que yo llegué!

.

.

Donald J. Trump: Dana Nessel, la Fiscal General Buena Para Nada del Gran Estado de Michigan, no debería estar sacando su ira y su estupidez con Ford Motor; podrían enojarse contigo y abandonar el estado, como tantas otras compañías lo han hecho, hasta que yo llegué y traje negocios a Michigan. ¡TRABAJOS!

.

.

Sin embargo, la Fiscal general Nessel no lo tomó a la ligera, acusándolo por atacar a las mujeres líderes de Michigan y burlándose de él con todas las demandas que Nessel y otros fiscales generales demócratas han presentado y ganado contra Trump y su administración.

Dana Nessel: “Hola. Después de luchar contra nuestro Gobierno, estoy impresionada de que ya sepas mi nombre.  Parece que tienes problemas con las 3 mujeres que dirigen Michigan, como con tu habilidad para decir la verdad. La industria automovilística ha venido prosperando por años gracias a sus trabajadores y compañías”.

“Además, es difícil decir que “no he hecho nada”, como Fiscal general con todos los juicios que yo y los otros Fiscales Demócratas hemos presentado y ganado en tu contra”.

.

.

Trump está obsesionado con las concepciones primitivas de “fuerza” y “debilidad”, solo capaces de ver el mundo a través de la lente de un hombre de las cavernas grasiento. Lo hace incapaz de aceptar las críticas más mansas de las mujeres o de seguir cortesías comunes como usar una máscara por vergonzosa inseguridad.

Hay una muy buena razón por la cual estados como Michigan están haciendo cumplir las regulaciones sobre el uso de máscaras: están tratando de salvar vidas. Para el presidente de los Estados Unidos hacer alarde públicamente de sus directivas es extremadamente contraproducente, y el fiscal general Nessel tiene absolutamente el derecho de castigar a Trump por ello. Su reacción inapropiada es solo más evidencia de que no es apto para el cargo y debe ser ejecutado lo antes posible.