Espantapájaros, Grinch, zombies, hombres lobo, vampiros, perros que gruñen cada vez que alguien cruza la call, y el Presidente de los Estados Unidos.

Normalmente, no esperarías ver a estee último incluido en una lista de cosas que sirven para asustar a los niños de todo el país, pero según la Presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi (D-CA), eso es exactamente lo que está haciendo el Presidente Trump con su amenaza de inminentes redadas de ICE diseñadas para reunir y deportar a inmigrantes indocumentados.

La oradora Pelosi dijo a la prensa que había advertido al presidente sobre cómo sus planes draconianos contra la inmigración estaban “asustando a los niños” durante una llamada telefónica del viernes a Trump, que resultó en un aplazamiento de las redadas planeadas dirigidas a las comunidades de inmigrantes en 10 ciudades importantes, las que originalmente estaban programadas para comenzar el domingo.

Después de la llamada con Pelosi, Trump posteriormente decidió posponer la implementación de la persecución y captura de inmigrantes durante dos semanas para permitir que los republicanos y demócratas en el Congreso elaboren un acuerdo sobre la nueva legislación de inmigración.

La oradora de la Cámara describió cómo abordó la discusión de la redada de inmigración con el presidente:

“Cuando hablé con el presidente, dije, mira, soy mamá, tengo cinco hijos, siete, nueve nietos. Y los niños tienen miedo. Estás asustando a los niños de América. No solo en esas familias, sino en sus vecinos y sus comunidades. Estás asustando a los niños”, dijo Pelosi en un debate sobre políticas de inmigración en Nueva York.

Pelosi dice que instó a Trump a considerar presionar para que el Congreso apruebe una reforma migratoria integral en lugar de iniciar deportaciones masivas, pero que el presidente continuó argumentando que “la gente violó la ley“, un argumento que aparentemente no se aplica a su comportamiento criminal documentado.

La líder de la Cámara Demócrata presentó ante el presidente Trump el caso de que los refugiados cuya única violación es su presencia en el país sin visas oficiales, que no son un peligro para la sociedad y no deberían estar sujetos a deportación automática.

“Dije que una violación de status no es una razón para la deportación, eso no es así”, dijo Pelosi a Trump. “Si tiene algunas personas que son culpables por las que quiere presentar un caso en contra, eso no tiene nada que ver con la violación del status migratorio, porque entonces estamos hablando de más de 10 millones de personas que pueden ser sometidas a este tratamiento, y lo que necesitamos es que haya una reforma migratoria integral con un camino a la ciudadanía”.

Si bien Trump finalmente aceptó los deseos de Pelosi, estableció un plazo corto de dos semanas para que el Congreso actúe respecto a la reforma migratoria antes de reanudar sus planes de deportación para mostrar resultados a su base con rabia xenófoba, tuiteando su concesión con una advertencia.

Donald J. Trump: “A solicitud de los demócratas, retrasé el Proceso de Remoción de Iilegales (deportación) durante dos semanas para ver si los demócratas y los republicanos pueden reunirse y encontrar una solución a los problemas de asilo y a las lagunas en la frontera sur. Si no, empiezan las deportaciones “.
.


.

Si bien la apelación de Pelosi al deseo cuestionable de Trump de no aparecer como una figura monstruosa para los niños de la nación parece haber funcionado por el momento, tal vez ahora pueda intentar que el presidente deje de ser una fuente de temor y ansiedad para el resto de los residentes del país.

Comenzar esas audiencias de juicio político sería un buen primer paso, Vocera Pelosi.

Adelante. Están muy atrasados.