Despues de la decisión del Colegio Electoral del lunes en la tarde, para todos menos para los más recalcitrantes trumpistas, ha quedado claro que Trump no tiene la menor oportunidad de ganar.

Sus desesperados, antiamericanos y antidemocráticos esfuerzos para revertir las elecciones a su favor han sido desestimados por tribunal tras tribunal, y la propia Corte Suprema dictaminó la semana pasada que un caso presentado por Texas que buscaba descartar millones de boletas en estados indecisos que fueron para el presidente electo Joe Biden le faltaba base para ser considerado.

Los abogados del presidente han demostrado ser ridículamente ineptos, aparentemente mucho más interesados ​​en vender teorías de conspiración a los medios de la derecha que en ejercer una abogacía real.

Hoy, el asesor principal de Trump, Stephen Miller, un hombre infame por su devoción al estilo de Goebbels hacia su jefe nazi, así como por sus documentadas simpatías nacionalistas blancas, apareció en  Fox News  para quejarse de la elección en nombre de Trump. Y aunque es verdad que la comparescencia fue antes de la decisión del Colegio Electoral, es un hecho que tanto él como su jefe sabían lo que iba a suceder.

En lo que quizás fue una indicación de que incluso  Fox se está cansando de las mentiras del equipo de Trump, Brian Kilmeade señaló que el equipo legal del presidente ha perdido una y otra vez, a veces incluso cuando discute frente a jueces designados por Trump.

Entonces, ¿tiene el peor equipo legal que simplemente no parece estar presentando un buen caso o es demasiado tarde y este caso debería haberse presentado antes de las elecciones?” preguntó Kilmeade, desafiando al mismo tiempo a Miller mientras le daba demasiado crédito a él y a su jefe.

La respuesta aquí es que el equipo dirigido por Rudy Giuliani es  terrible, pero el problema real es que no tienen absolutamente ningún caso. Simplemente no hay evidencia convincente para respaldar sus alocadas acusaciones de fraude electoral generalizado, por lo que los tribunales no han tenido más remedio que rechazar repetidamente sus fantasías paranoicas.

“Trajimos estos casos antes de las elecciones”, respondió Miller, preparándose con su estilo viscoso característico. “Pero lo que tienes que apreciar y darte cuenta es que la presión de los corruptos medios corporativos para hacer que todos cedan y se dobleguen es abrumadora. Es abrumadora. Y entonces sí, los jueces están cediendo. Sí, los políticos están cediendo. Necesitamos héroes para dar un paso al frente y hacer lo correcto”, agregó antes de lanzar un poco de su barro habitual al Partido Demócrata.

La idea de que los jueces están decidiendo desestimar los casos válidos presentados por el presidente de los Estados Unidos por algo que escucharon decir a Rachel Maddow en MSNBC o Anderson Cooper en  CNN es evidentemente ridícula. La única “presión” que se está ejerciendo es por parte de Trump, quien sabemos que se ha puesto en contacto directamente con funcionarios y ha atacado a políticos republicanos en Twitter en un esfuerzo por coaccionarlos para que infrinjan la ley y le otorguen un segundo mandato.

Afortunadamente, todos sus esfuerzos han sido en vano y pronto será expulsado a la calle a la que pertenece.

En cuanto a Stephen Miller, sería prudente comenzar a buscar un nuevo trabajo. Quizás pueda encontrar algo que se adapte mejor a sus sensibilidades específicas. ¿Podríamos sugerir, por ejemplo, devorar ratas vivas en un espectáculo de fenómenos ambulante?

Aaron Rupar: Brian Kilmeade a Stephen Miller: “¿Tiene el peor equipo legal?” 😆 Miller responde atacando a los medios de comunicación y a los demócratas (a pesar de que los jueces nominados por Trump han rechazado sus argumentos).

.

.