A pesar del hecho de que el Senado controlado por los republicanos finalmente terminó absolviendo al presidente Trump en una demostración de anarquía partidista, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-CA), manejó todo el proceso de manera magistral, haciendo el mejor trabajo posible en una situación imperfecta.

El pueblo estadounidense estuvo expuesto a los crímenes del presidente y se le presentaron pruebas incontrovertibles de que su comandante en jefe es un hombre profundamente corrupto que no dudará en utilizar los vastos poderes de la Oficina Oval para atacar a los opositores políticos y socavar las elecciones.

Menos importante, pero quizás más agradable para nosotros, la acusación enfureció a nuestro muy sensible ocupante de la Oficina Oval. Donald J. Trump es ahora uno de los únicos tres presidentes en la historia de Estados Unidos en haber sido acusado por la Cámara de Representantes. Esta es una mancha que, al igual que su bronceado rojizo anaranjado, nunca desaparecerá y está claro que no puede evitar obsesionarse con ese hecho.

Durante una entrevista radial con Geraldo Rivero, Trump se quejó sobre Pelosi y la destitución. Sin el menor rastro de ironía, el hombre que difama, abuchea e insulta las apariciones de sus oponentes políticos a diario denunció la declaración de Pelosi de que él está “acusado de por vida” porque ella irradiaba “odio” con “veneno saliendo de sus orejas.”

Sí, aunque te cueste creerlo, aquí tenemos a Donald Trump quejándose del odio, el hombre cuya oferta para llegar a la Casa Blanca se basó en avivar odios raciales y resentimientos xenófobos. El núcleo candente del movimiento MAGA, el motor fundido que lo mantiene avanzando a pesar de que su figura muestra una y otra vez su singular incapacidad para el cargo, es puro odio.

Odio a las minorías, odio a los extranjeros, odio a cualquiera que se atreva a criticar al monstruo incompetente actualmente agazapado dentro de la Oficina Oval. La simple verdad es que Trump no tiene ningún problema con el odio siempre y cuando esté dirigido a sus enemigos.

Como referencia, aquí está el clip del que Trump presumiblemente está hablando. Pelosi no parece ser vengativa ni odiosa. Como de costumbre, ella estuvo sensata y profesional.

PELOSI: “Este presidente estará acusado de por vida, independientemente de cualquier habilidad de juego por parte de Mitch McConnell”.

.

.

Riendo, Trump también afirmó que la Primera Dama Melania vio los comentarios de Pelosi y se sorprendió por su comportamiento.

“Mi esposa estaba sentada allí viendo todo y dijo: ‘Oh, eso fue horrible‘, afirmó Trump.

Como este presidente es un mentiroso en serie, es imposible saber si Melania realmente dijo lo que alega. Los dos son conocidos por tener lo que se puede describir generosamente como una relación helada, por lo que es difícil imaginar que ella decida calmar su ego y golpear a su enemigo político. Se vuelve aún más difícil de creer cuando uno ve el clip de Pelosi porque los comentarios increíblemente tranquilos de la Vocera están lejos de lo que cualquier persona racional llamaría “horrible“.

Si Melania realmente cree que las palabras de Pelosi fueron “horribles“, debería intentar escuchar uno de los discursos de campaña de su esposo. El veneno gotea de su boca cada vez que lo abre.

Daniel Dale: Trump hizo esta afirmación sobre Pelosi diciendo que está acusado de por vida: “Si observas la forma en que lo dijo con el odio y el veneno saliendo de sus oídos, solo echas un vistazo al odio … mi esposa estaba sentada allí y lo miró y ella dijo: ‘Oh, Dios mío, eso fue horrible’ “.

.

.

La verdad es que nunca hemos tenido una Primera Dama tan banal y poco expresiva. Al menos pudo habérsele ocurrido decir algo con un poco más de “sabor“. Una amiga mexicana nos dijo que era que le faltaba chile, en las comidas, por supuesto.