Se volvió un poco más difícil refutar la teoría de que los republicanos solo se preocupan por ellos mismos y no les preocupa en lo más mínimo si vives o mueres después de la reciente decisión tomada por la Corte Suprema del estado de Wisconsin.

El gobernador demócrata Tony Evers emitió una orden ejecutiva posponiendo las elecciones primarias del estado programadas para hoy por la preocupación de que sería imposible celebrar una elección justa, o incluso abrir adecuadamente un número suficiente de lugares de votación y dotarlos de personal en medio de la pautas de distanciamiento social debido al brote de coronavirus.

“No puedo, en buena conciencia, permitir ningún tipo de reunión que favorezca la propagación de esta enfermedad y ponga en riesgo más vidas”, dijo Evers a la prensa después de firmar la orden. “Me han aconsejado expertos en salud pública del Departamento de Servicios de Salud que, a pesar de los esfuerzos heroicos y el buen trabajo de nuestros funcionarios electorales locales, los trabajadores electorales y las tropas de la guardia nacional, no existe una forma suficientemente segura de administrar el voto en persona mañana.”

Después de la decisión sensata de Evers, la legislatura estatal controlada por los republicanos de Wisconsin presentó una moción ante el tribunal para emitir una orden de restricción de emergencia que revoca el decreto de Evers, que es en realidad un potencial salvavidas.

La Corte Suprema de Wisconsin, con al menos dos jueces conservadores designados por el predecesor derechista del gobernador Evers, Scott Walker, aún sentado en el banquillo, otorgó esa orden de restricción ayer en la tarde, obligando al estado a celebrar una primaria en las condiciones más peligrosas imaginables y llevando las tácticas de supresión de votantes republicanas a un nuevo mínimo.

“El gobernador no tiene autoridad constitucional o estatutaria para modificar, suspender o alterar los estatutos. El gobernador tampoco tiene la autoridad constitucional o estatutaria para establecer el tiempo, el lugar y la forma de las elecciones”, escribieron los legisladores republicanos de Wisconsin en su petición presentada rápidamente.

La decisión de revocar la orden de emergencia para salvar vidas del gobernador demócrata puede eventualmente ser contraproducente para los legisladores republicanos, particularmente si alguien lo suficientemente apasionado por ejercer sus derechos de voto contrae el virus COVID-19 como resultado de los juegos políticos venales de los republicanos, pero el efecto a corto plazo probablemente será una participación masivamente menor en el único estado primario programado para abril que no ha sido pospuesto.

El fallo de la Corte Suprema de Wisconsin pone en peligro no solo a las personas que pueden decidir arriesgar su seguridad y emitir su voto, sino que, debido a la falta de trabajadores electorales, de los cuales 7,000 se han negado a trabajar durante la pandemia, los miembros de la Guardia Nacional en el estado serán convocados como personal de las elecciones.

Irónicamente, debido a la falta de personal, el número de lugares de votación se reducirá drásticamente, lo que significa que los que abren estarán más llenos de gente, y serán peligrosos para todos los que deberían distanciarse socialmente para evitar infecciones, y más difíciles de alcanzar.

Con un grupo de carreras locales en juego por cargos cuyos términos de los ocupantes actuales expiran este mes, además de las preferencias de los candidatos presidenciales, posponer las elecciones nunca fue una elección fácil para el gobernador Evers. El fallo de la Corte Suprema del estado es aún más controvertido porque un asiento para ese órgano también está en juego en las elecciones de mañana, creando un poderoso conflicto de intereses para la corte en este asunto.

Como gobernador demócrata con una legislatura controlada por los republicanos que ha hecho todo lo posible para despojarlo de los poderes que su predecesor pudo ejercer fácilmente, Evers tuvo que tomar una decisión difícil después de su apelación de último minuto a la legislatura, que tiene el poder exclusivo para mover las primarias de acuerdo con la constitución estatal y convocar una sesión de emergencia para votar por mover las elecciones fue ignorado sin ninguna acción del Partido Republicano para tratar de proteger a sus ciudadanos y su derecho a votar en un ambiente potencialmente menos mortal.

Evers ha pedido a la legislatura que se reúna nuevamente hoy para promulgar una medida que posponga la votación, pero, a partir de ahora, parece que las primarias de Wisconsin avanzarán desde esta mañana, venga la lluvia o una enfermedad altamente contagiosa.

Si te preguntabas por qué en EEUU se está contagiando y muriendo tanta gente, aquí tienes la respuesta: por decisiones como esta, y la de considerar negocios esenciales la venta de armas y el reunirse en las Iglesias. Verguenza de republicanos.

Si tenemos suerte, cuando lleguen las elecciones generales en Noviembre, los votantes de Wisconsin recordarán qué partido estaba preocupado por su salud y bienestar y cuál estaba dispuesto a permitirles correr el riesgo de infección e incluso la muerte como precio por ejercer sus derechos constitucionales.