Según todas las encuestas serias y de acuerdo al ambiente que se siente y se respira en los Estados Unidos, Trump debe perder las elecciones: como mínimo 40-60% a favor de Biden. SI cada voto se cuenta. SI no logran salirse con la suya en cuanto a las estrategias de supresión de votantes. SI logramos contener la intención de fraude de los estados controlados por los Gobernadores republicanos. SI cada uno de nosotros sale y vota contra la Bestia Naranja.

Como ves, hay muchos SI. Si esto… o aquello. Pero hay un “SI…” más peligroso y espeluznante que todos los demás: ¿Qué Pasaría si Donald Trump Gana de Nuevo?

Lo primero es que reconozcamos que esa es una posibilidad muy real. En el 2016 él obtuvo casi 3 millones de votos menos que Hillary Clinton y aún así llegó a la Presidencia con 306 votos electorales, mientras Hillary solo obtuvo 232. Eso nos lleva a reconocer dos cosas: 1) no podemos menospreciar el efect0 de tener que regirnos por un Colegio Electoral retrógrado y obsoleto: es un hecho y nadie lo va a cambiar en estos momentos; y 2) en el voto popular perdió por un relativamente pequeño porcentaje, pero ganó el voto electoral por una gran pateadura: 306 contra 232.

Si en el 2020 Trump puede limitar sus derrotas en el Colegio Electoral a sus estados más amenazados, Michigan y Arizona, pues todavía podría obtener una victoria de 279 a 259. (Trump también obtuvo un solo voto electoral de Maine en el 2016. Si él también pierde eso, todavía puede agenciarse la victoria con 278 contra 260)… pero comencemos a responder la pregunta crucial de este artículo y comencemos por lo más alejado de nosotros y nos iremos acercando hasta llegar a lo que más nos afecta a tí y a mí:

EL PLANETA

Trump se retiró del acuerdo de París para el Medio Ambiente, ha destruido todas las mejoras introducidas por Obama y ha abierto las puertas a los trogloditas de la industria de los combustibles fósiles, negando toda la ciencia respecto al calentamiento global, la conservación del planeta y la inminencia del punto de “no-retorno” si no actuamos rápido y radicalmente. Un segundo mandato de Trump no sólo nos acercaría a ese temido punto, sino que aceleraría su llegada y multiplicaría sus devastadores efectos. Las ganancias por encima del planeta; la avaricia por encima del sentido común: eso es lo único que podemos esperar.

POLÍTICA INTERNACIONAL

Al ex Secretario de Defensa James Mattis le hgustaba decir que EEUU tiene dos grandes poderes: “el poder de la intimidación” y “el poder de la inspiración“, ambos muy degradados durante el primer mandato de Trump. Un segundo mandato de un Donald desbocado sin las ataduras de una nueva reelección (a menos que se encapriche con ser presidente vitalicio, lo cual es también posible), significaría un debilitamiento aún mayor de la OTAN y nuestros aliados en Europa y el resto del mundo.

No es un secreto para nadie, que comenzando por Angela Merkel (con una bien ganada extraordinaria influencia), pasando por el Parlamento Británico y terminando por buena parte del ciudadano medio global, Trump es un imbécil del que hay que deshacerse lo antes posible.

CHINA

Durante nuestra más reciente gran crisis del 2008-2009 la economía estadounidense era el TRIPLE de la del gigante asiático. No obstante la extraordinaria recuperación económica protagonizada por la administración Obama-Biden, ahora apenas la sobrepasa en un 50% y China puede terminar de cerrar la brecha en cerca de una década. Los tres grandes fallos de Trump tienen mucho que ver con eso:

1) le recortó impuestos a los más ricos para que se regresaran a EEUU y no lo logró, pues eso no es motivador suficiente para nadie, incluyendo sus propias empresas que siguen produciendo desde allá;

2) la guerra comercial y tarifaria emprendida por Trump sólo logró dañar enormemente la economía agrícola estadounidense y requirió de enormes subsidios como paliativos. Y si bien logró hacer un poco más lento el ritmo de crecimiento chino durante el 2018 y 2019, ellos siguieron duplicando al de los EEUU. Los mejores cuatrimestres de Trump no llegaron siquiera cerca de los logrados por Obama en el 2009, 2011 y 2014; y

3) el enorme incremento en el gasto militar para contrarrestar la pujanza china no tuvo el menor efecto, pues China siguió jugando un juego muy diferente al de Estados Unidos, basado no en armamentos, sino en zonas de control y esferas de influencia, para lo que se necesita un nivel de inteligencia del que Trump carece en lo absoluto.

LA DEMOCRACIA

De todos es conocido el desprecio de Trump y acólitos por el estado de derecho, la separación de poderes y el buen funcionamiento de las instituciones democráticas. Ya lo vimos con las elecciones y la intromisión de Rusia, con el “quid pro quo” con Ucrania y su juicio de destitución, con su negativa a que el personal de la rama ejectiva atienda los requerimientos de la rama legislativa (el Congreso).

Lo hemos visto con sus esfuerzos de llenar las cortes con jueces conservadores y retrógrados y su crucial amenaza de desbalancear la Corte Suprema hacia la ultra derecha. La consolidación de su poder en cuatro años más podría llevar sólo a un lugar: la muerte absoluta de la democracia y el establecimiento de un estado fascista moderno, cuyos daños en el entramado social y las libertades individuales seguramente no vas a querer imaginar.

EL RACISMO Y LA DISCRIMINACIÓN

Trump es abiertamente racista, divisivo y adepto a la discriminación de las minorías. Hemos sido testigos de sus furibundos ataques a las mujeres, a los negros y latinos (que “son muy estúpidos como para votar por mí“), a los impedidos físicos, a los “estúpidos y perdedores” soldados caídos en combate, y muy recientemente, en su negativa a condenar a los supremacistas blancos, aún sabiendo que un grupo de ellos planeaba secuestra y ejecutar a la Gobernadora demócrata de Michigan.

Cuando ya no tenga necesidad de luchar por tu voto y el mío, puede entonces apelar al odio, la frustración y el nacionalismo absurdo de las hordas supremacistas que tienen sólo 3 neuronas: 1 para cargar sus rifles de asalto, 1 para extender el brazo y gritar “Heil Donald” y la tercera para ir al baño. No es un escenario que quieras para criar a tus hijos y nietos.

LA INMIGRACIÓN

Fuimos una vez un país de inmigrantes. Hemos sido siempre un país que se aprovecha de la mano de obra barata y la burda explotación a los inmigrantes que vienen llegando “después” de los que ya hicieron dinero… hasta que se dieron cuenta que en par de décadas los blancos dejarán de ser mayoría en este país. Entonces se han parapetado ante un anti líder como Trump no sólo para reducir la inmigración, sino para cometer crímenes de lesa humanidad contra adultos y niños, a quienes separan de sus padres en una versión ligera (“light“) de los campos de concentración nazis.

Si eres latino o latina y abrigas esperanzas de reunificación familiar haz de saber que te la pondrá cada vez más difícil (si no me crees, pues lee los periódicos de estos últimos 4 años) y si trabajas duro para ayudar a tus familiares que quedaron allá lejos, en medio de pobrezas agonías y amenazas, pues igualmente te la pondrá más difícil, pues “América Primero” significa él y sus ricos compiches por encima de cualquier otra cosa. ¿Y tus familiares en el resto del mundo? Pues que los parta un rayo.

EL CUIDADO DE SALUD Y LA EDUCACIÓN

Obamacare no es una solución perfecta. Ni por como estuvo concebida inicialmente ni por las concesiones que tuvieron que hacer para lograr convertirla en ley…, pero no hay dudas de que ayudó a millones de personas. Un segundo período de Trump apunta a lo que ha tratado de hacer desde el primer día: eliminarla. Y sustituirla por… bueno nunca ha dicho. “Algo mejor” siempre clama, pero nunca nadie ha visto un papel, un plan o un programa integral de medidas, que no sea seguir favoreciendo a las Farmacéuticas con los criminales precios de los medicamentos, a las cadenas de hospitales con sus criminales precios de los tratamientos, y a las aseguradoras, con su no menos criminal manipulación de los mercados a favor de los que tienen más.

E igualmente, para Trump y su gente, si la salud no es un Derecho, mucho menos lo es la Educación, con una Secretaria del ramo, la multimillonaria Betsy de Vos, que se ha trazado la misión de fastidiar más a tus hijos y a los míos, endedudarlos más y más sólo para que sus riquísimos e insaciables amigos del Club puedan comprarse un tercer castillo de verano o un quinto yate.

TU ECONOMÍA PERSONAL

Sólo los tontos que no sacan cuentas no se dieron cuentas que en sus impuestos del 2020 (asumiendo que sí los pagamos y no hicimos como Donald Trump) pagaron más y tuvieron menos beneficios que en años anteriores, porque la cacareada reforma de impuestos no se pensó para la clase trabajadora ni la clase media, sino exclusivamente para satisfacer la ilimitada avaricia de los que tienen más, pero jamás están conformes si no pueden sobrepasar lo que poseen otros.

El salario digno (expresado en parte por el infame “salario mínimo” de la nación) al que aspiramos muchos de nosotros quedará enterrado en el lodo durante una segunda administración Trump y la enorme y sin precedentes crisis que se avecina luego de todos estos interminables meses de pandemia será resuelta a favor exclusivamente de los poderosos.

. – . – . – . – . –

Con Biden/Kamala no hay garantías de que sea mucho, mucho mejor, pero al menos todos, analistas y personas con más de tres neuronas y capacidad de pensar, coinciden en que será menos malo: MUCHO MENOS MALO. Y al menos tendremos algo de esperanza en positivo. Con Trump, en esa dirección, no tenemos ninguna. Recuérdalo cuando vayas a las urnas, o cuando veas a tu vecino quedarse en casa y le digas: “Vamos hermano, ve a votar. Es por tí. Es por mí. Es por todos“.

. – . – . – . –

NOTA FINAL: Dada la importancia de ganar el Estado de la Florida y la enorme influencia del electorado cubano en ese estado, nos gustaría hacer una última reflexión dirigida precisamente a los cubanos: si quieres ver incrementado el sufrimiento y las penurias de tu familia a causa de un criminal e inútil embargo de 60 años que ahora tratan de arreciar; si no tienes familia a quienes enviar remesas que Trump planea eliminar o limitar al máximo en su segundo período; si no te interesa la prohibición de vuelos excepto a la capital de la Isla y de manera reducida; si no te importa que todos tus esfuerzos de reunificación o de ayuda familiar se te encarezcan hasta el infinito o se te dificulten al máximo…, entonces vota por Donald Trump. Ese es tu gallo. En caso contrario, Biden Harris es tu opción. O al menos es la opción de la esperanza.

.
Este artículo se publicó inicialmente en ManuelTejedfa.com. Si te gustó, ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.