No hay nada más cierto que todos los hombres fuimos creados iguales por el color de nuestra piel, pero en cuanto a inteligencia, no hay dudas que algunos fueron creados mucho más estúpidos que otros. A medida que Estados Unidos continúa su descenso hacia el caos, con manifestantes en todo el país siendo atacados, gaseados y arrestados diariamente por fuerzas policiales fuera de control, el presidentillo trump está dormido al volante y, a veces, parece que ni se entera de lo que está pasando a su alrededor.

Cuando no está alardeando de sus invisibles logros o incitando a las fuerzas del orden público a cometer actos de violencia mayores diciéndoles que “dominen” las calles, está desperdiciando su tiempo en quejas inútiles, disputas en Twitter y fanfarronadas verdaderamente patéticas sobre sus logros imaginarios.

Recién vimos la afirmación de Trump de que George Floyd podría estar “mirándolo” felizmente desde el cielo, así como el lanzamiento de un ataque de Twitter verdaderamente trastornado contra la alcaldesa del DC.

Finalmente, el presidente hizo tiempo para visitar Maine, donde, poco después de llegar, se enfrentó a uno de sus ataques partidarios de mala fe y característicos contra la gobernadora Janet Mills. Sin dejar rastro de ironía, el presidente que ha estado aterrorizando las calles estadounidenses con el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía y la Guardia Nacional, dijo que Mills es como una “dictadora” que “destruirá” Maine.

Las ridículas críticas apuntaban a la decisión de Mills de mantener cerrados algunos negocios por temor al COVID-19 que, a pesar de que está obteniendo menos cobertura debido a las protestas de Floyd, es tan mortal, contagioso y carente de una vacuna como antes. .

trump también firmó una orden que reabrirá aproximadamente 5,000 millas cuadradas de agua para la pesca de Maine. La región fue cerrada previamente por el presidente Obama , quien la convirtió en un monumento marino nacional. Al reabrir, trump puede disfrutar de dos de sus pasatiempos favoritos: sacrificar el medio ambiente para obtener ganancias y deshacer parte del legado del primer presidente negro.

El evento también le dio a trump la oportunidad de hacer lo único en lo que es bueno: mostrar su propia ignorancia. Participó en una mesa redonda con los pescadores de Maine y el ex gobernador republicano del estado. Mientras discutía los aranceles impuestos a las exportaciones de langosta estadounidense por parte de algunos países extranjeros, trump fue informado de que Canadá y Maine pescan langosta del mismo cuerpo de agua, pero las langostas reciben un trato impositivo diferente ya que son cosechadas por diferentes países.

Cualquiera entendería que cada país tiene sus propias regulaciones de impuestos y sus propias leyes fiscales, y que aunque hagan la misma cosa, con las mismas cosas, los resultados pueden ser diferentes. Sin embargo, el viejo donald parecía confundido por el concepto.

¿Son básicamente la misma langosta, que dirías? ¿Dirías que son langostas equivalentes? ¿Hay alguna diferencia en tamaño o tipo? ¿Alguna diferencia? Es la misma langosta”, dijo Trump, aparentemente incapaz de comprender fácilmente la idea.
En el amplio esquema de las cosas, fue un momento relativamente inofensivo, pero sirvió como un recordatorio de que nuestro presidente es un hijo desorientado que nunca debería haber sido el encargado de dirigir el país más poderoso de la Tierra.

Mira el desconcertante intercambio a continuación.

Aaron Rupar: “¿Son la misma langosta, dirías, básicamente? ¿Dirías que son equivalentes como langostas? ¿Hay alguna diferencia en tamaño o tipo?” – La ignorancia cómica involuntaria de Trump está en exhibición durante este evento de mesa redonda en Maine

.

.