Toda su vida Trump la ha pasado vienviendo en, e inventando, una realidad alternativa, un mundo de fantasía donde la única verdad es su verdad. Y donde sus mentiras son su pan de cada día. Quizás lo único sagrado de su muy aberrante existencia.

Para él los hechos no son hechos si no son de su total conveniencia, pero hay números que no puede negar, que provienen de fuentes tan confiables que hasta los deplorables trumpistas tienen que aceptar su validez. Ese es el caso que nos ocupa.

La Universidad de Quinnipiac acaba de lanzar una nueva encuesta nacional en la que los demócratas se regocijan y el presidente Trump sigue avanzando en espiral por el camino del desánimo y la paranoia.

¿La razón? El hecho de que la encuesta muestra que seis candidatos presidenciales demócratas superarían a Trump en los enfrentamientos directos si la elección fuera hoy.

Ryan Struyk: “Lo Nuevo: el 2020 cara a cara en la encuesta nacional de Quinnipiac acaba de salir:

Biden 53%, Trump 40%
Sanders 51%, Trump 42%
Harris 49%, Trump 41%
Warren 49%, Trump 42%
Buttigieg 47%, Trump 42%
Booker 47%, Trump 42%
.


.

Con la encuesta que muestra que el presidente nunca se elevó por encima del 42% contra cualquiera de los demócratas, Twitter surgió con una serie de enfrentamientos satíricos e hipotéticos estableciendo que Trump no se desempeñaría mejor que el rango de opciones enumeradas, una de los cuales probablemente enfrentará el próximo año .

Aquí hay una muestra de lo mejor de los comentarios de Twitter:

Tara Dublin: “Colonoscopia sin anestesia – 42%. Trump 41%”.

Jayne Marie Severin: “Sandwich de atún en una máquina expendedora 49%. Trump 41%.

Ms. Waffles: Sushi de la gasolinera 47%. Trump 29.5%

Amee Vanderpool: Esa lata de soda reseca en el compartimiento de tu carro con 3 monedas de un centavo atascadas 48%. Trump 41%.

Devin Nunes’ Lawyer: Sífilis 52%, Trump 41%

Andrealcsw: Las cucarachas de mi cocina 49%. Trump 42%

Aparentemente, hay muchas cosas que muchas personas preferirían antes que un segundo mandato para Donald Trump, pero no olvides que las encuestas no tienen en cuenta el colegio electoral, la interferencia extranjera, las máquinas de votación pirateadas, las votaciones que desaparecen, los candidatos de terceros partidos, la supresión de votantes, el fraude electoral y la multitud de otros factores que podrían afectar los resultados de la elección real del próximo año.

Razón de más para no permitir que encuestas como esta, y las respuestas en Twitter, le den a cualquiera la sensación de la inevitabilidad de la derrota de Trump.

Todos debemos seguir trabajando para obtener el voto por nuestro candidato preferido en las primarias y las elecciones generales más allá de eso. Por ahora, sin embargo, tomaremos todas las buenas noticias que podamos obtener y nos divertiremos imaginando lo malo que debería ser cualquier cosa para tener una encuesta de favorabilidad más baja que la del presidente Trump.