Las piedras rodando se encuentran“, dice un viejo refrán español, y jamás había probado ser tan cierto como en la era Trump. Este cínico, mentiroso, corrupto, racista y xenófobo, es un experto en rodearse de cínicos, mentirosos, corruptos, racistas y xenófonos. ¿No nos crees? Pues sigue leyendo, al menos un poco, de lo que viene más abajo.

Donald prometió traer “solo las mejores personas” a su administración, pero los últimos dos años demostraron cuán grande fue también esa mentira, con un número extraordinario de funcionarios a nivel de gabinete que abandonaron prematuramente sus trabajos debido a escándalos y corrupción.

Sin duda alguna, el estigma que ahora forma parte de trabajar para la Casa Blanca de Trump hace que el reclutamiento para roles cruciales en el gobierno sea más difícil, ya que los candidatos deben determinar si su compromiso político con el presidente supera los elevados honorarios legales de los que pueden llegar a ser responsables si se ven involucrados en futuras investigaciones sobre las numerosas políticas y acciones cuestionables de la administración.

Ahora es obvio que Trump está llegando al fondo del barril mientras su equipo busca nuevas personas para manejar el trabajo sucio diario en varios departamentos del gabinete.

Tomemos, por ejemplo, a la mujer que Trump ha elegido nombrar para el puesto de Secretaria Asistente de Asuntos Públicos en el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

Mónica Crowley parece haber sido seleccionada tanto por su adopción de teorías de conspiración política de extrema derecha claramente falsas, como por cualquiera de las habilidades que adquirió como ex presentadora de radio y colaboradora de Fox News.

Como una creyente en la mentira racista acerca de que el ex presidente Barrack Obama era un musulmán secreto nacido en Kenia y no un ciudadano estadounidense legítimo, Crowley obviamente está en la misma página que el hombre que aprobó su contratación y es ajeno al hecho de que esa y todas las  páginas de ese libro son de total ficción.

En una investigación de la CNN sobre los comentarios anteriores de Crowley en las redes sociales, la red de noticias por cable encontró “múltiples comentarios que difunden estas afirmaciones falsas en su blog personal y en al menos un tweet entre 2009 y 2015“, lo que no es una óptica encomiable para una persona nombrada para el cargo de vocera principal en el Departamento del Tesoro, donde la credibilidad es esencial para el buen funcionamiento de nuestro sistema económico.

Según CNN, Crowley “respaldó una historia en la que afirmaba que Obama era un “organizador de la comunidad islámica” que intentaba conformar Estados Unidos con la ley de la sharia y afirmó que las teorías de conspiración sobre el certificado de nacimiento de Obama eran” preocupaciones legítimas”.

En su blog, Crowley habría acusado a Obama de poseer lealtad hacia el Islam y cuestionó su capacidad para permanecer leal a los Estados Unidos.

“Tal vez la política no tuvo nada que ver con eso, pero el Islam ciertamente lo tuvo. Y lo hace. Obama nació de un padre musulmán, que bajo el Islam lo convirtió automáticamente en musulmán. Dice que se convirtió al cristianismo cuando era adulto, lo que bajo el Islam lo convierte en un apóstata ”, escribió Crowley.

“Creció en Indonesia, que es la nación musulmana más poblada del mundo. Su padrastro también era musulmán. Él estuvo inmerso en el Islam a lo largo de sus años de formación, por lo que no debería sorprender que tenga lealtades al Islam. Durante la campaña del 2008, incluso se resbaló y afirmó que Estados Unidos tiene 57 estados, en lugar de 50. El número de estados musulmanes en la Organización de la Conferencia Islámica es de 57 “.

“Puede que no sea sorprendente que parezca leal al Islam. La pregunta es: ¿puede ser leal al Islam y leal a los Estados Unidos? ”, y agregó.,”¿Cómo podría él … apoyar al enemigo?”

Los investigadores de la CNN descubrieron muchos otros artículos tan descaradamente falsos y despectivos como lo que acabas de leer, acusando a Obama de estar del lado de los terroristas islámicos con bastante menos evidencia, -en realidad ninguna-, que la que sí conecta al presidente Trump con las influencias rusas.

Si el pasado de Crowley como una “birther” (los creyentes en que Obama no nació en EEUU) no es suficiente para descalificarla para asumir su nuevo cargo, entonces tal vez debería ser forzada a renunciar por las mismas razones por las que finalmente retiró su nombre cuando fue elegida originalmente por Trump en Diciembre del 2016 para director senior de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional.

Según CNN, ella declinó su designación después de que sus investigadores “descubrieron un plagio extenso en su libro y tesis doctoral“.

Sólo las mejores personas“…, pues sí Donald, ahí las vamos viendo. Aparentemente, según la estimación de Trump, los años de experiencia en la promoción persistente de mentiras son el curriculum perfecto para una portavoz de la administración.

¿De qué otra manera podría pararse frente a la prensa con la cara seria?