En sólo un largo mes, nuestras mentes colectivas podrían verse liberadas del constante aluvión de asombrosa hipocresía y absoluta falta de autoconciencia; tal vez en un año más o menos, una vez más seamos capaces de procesar la ironía con un mínimo de disfrute en lugar del entumecimiento que nos ha dejado cuatro años de presidencia de Donald Trump.

Pero todavía faltan varias semanas para esa luz al final del túnel, y hasta entonces vamos a tener que aguantar el escandaloso agarre de moños de personas como su secretaria de prensa, Kayleigh McEnany, quien recientemente se quejó de que fue “misógino” que el reportero de PLAYBOY  Brian Karem hiciera preguntas duras y “chovinistas” a “mujeres” como ella.

Quint Forgey: la Secretaria de Prensa aparentemente pide @whca investigar @BrianKarem: “Si eres una mujer del Partido Republicano que sube al podio, ¿adivina cuál es tu preocupación? Que un reportero de Playboy te grite preguntas, preguntas degradantes y misóginas, durante una sesión informativa”. (1/2)

Quint Forgey: Kayleigh McEnany: “… Es un doble rasero. Es ridículo y es algo que la Asociación de Corresponsales de la Casa Blanca debería investigar, cuando hay reporteros de Playboy gritando a las mujeres de manera misógina simplemente porque son miembros del GOP “. (2/2)

.

.

Esas “preguntas chovinistas” incluyen preguntas tan increíblemente sexistas como “¿por qué mientes tanto?” Y “¿por qué el presidente no hace nada con respecto a las recompensas por la cabeza de soldados estadounidenses ?”

No podría ser más obvio que su repentina preocupación por la misoginia es simplemente un intento perezoso de secuestrar el lenguaje de la justicia social para derribar a un miembro del cuerpo de prensa de la Casa Blanca que es particularmente implacable en sus esfuerzos por responsabilizar a la administración Trump por sus atroces políticas.

Quizás gritarle preguntas mientras se aleja no es la forma más educada de hacerlo, pero dada su negativa a ofrecer respuestas sustanciales o responder a preguntas que no sean “suaves” de los medios de propaganda pro-Trump, Karem tiene muy pocas opciones a su disposición.

Además de eso, es absolutamente ridículo que ella se queje de la misoginia de un reportero de Playboy , ya que el mismo Donald Trump apareció en la portada de la  revista Playboy e incluso apareció en una película pornográfica de Playboy del 2000, y ha sido acusado de manera creíble de acoso sexual serial, agresión y violación por más de 20 mujeres diferentes.

Dado que esta obtusa rubia ha dedicado su vida a defender públicamente a Trump y todo lo que hace, está claro que luchar contra la misoginia no es precisamente una de sus prioridades.

El propio Brian Karem respondió con una mordaz respuesta que puso a la Secretaria de Prensa en su lugar:

Brian J. Karem: Poco inspirador. Donald Trump falló 3 veces en la corte para prohibirme. Decir la verdad al poder no es misoginia. Trabajas para un misógino. Tus sesiones informativas son propaganda. Le fallaste al pueblo estadounidense que paga tu salario. Estás dolorida porque no puedes responder a las preguntas con honestidad.

.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.