En la familia Trump todos son tan pobres tan pobres, que lo único que tienen es dinero. Ni simpatía, ni honestidad, ni inteligencia, y mucho menos sentido del humor. Aunque a veces se tratan de pasar de listillos, o comiquillos.

Si bien uno no espera que Donald Trump Jr. sea un observador imparcial al comentar sobre los debates presidenciales de la Primaria demócrata, puede que uno sea lo suficientemente caritativo como para pensar que tendría la inteligencia para no ofrecer una gran oportunidad de recibir de vuelta un buen rasponazo cuando tuitea sus comentarios sarcásticos atacando a los oponentes potenciales de su padre.

Si fueras tan ingenuo sobre la capacidad intelectual de Trump Jr., te sentirías ahora muy decepcionado.

Tomemos, por ejemplo, el tweet recientemente enviado por el hijo mayor del presidente después de la segunda de dos noches de debates entre candidatos demócratas compitiendo para obtener una ventaja sobre los demás en la carrera por la nominación.

Donald Trump Jr .: “Comedy Central realmente debería ser el anfitrión de la próxima ronda de estos debates. #DemDebate”.
.


.

Es posible que él desee reconsiderar su posición si estaba pensando en renunciar a su trabajo diario para hacer carrera en la comedia televisiva.

.

.

La gente que maneja las cuentas de redes sociales de Comedy Central notó el tweet de Trump Jr. y, presumiblemente después de una breve consulta con su departamento de programación, desilusionó al vástago de la familia Trump de la solidez de su idea con un regreso devastadormente malvado y terriblemente preciso.

Comedy Central: “No, la última vez que hubo una broma en un debate, la misma se convirtió en presidente”.

Donald Trump Jr .: “Comedy Central realmente debería ser el anfitrión de la próxima ronda de estos debates. #DemDebate”.
.


.

¡Te anotaron tremenda canasta, niñito!

Uno solo puede imaginarse a Donald Trump Jr. escabulléndose de la vergüenza después de haber sido embromado por los expertos en comedia profesionales de Comedy Central en Viacom.

La próxima vez, no intentes jugar con los grandes, Don.