.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Te hemos estado informando por casi 4 años y nunca te hemos pedido nada. Ni un dólar, ni un centavo, mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden constantemente donaciones, nosotros -siendo más pequeños y sin inversionistas- lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE o ME GUSTA. Te tomará sólo 20 segundos y luego podrás seguir leyendo. Mil Gracias. CLICK AQUÍ AHORA

.

Podrán inventar todo lo que quieran acerca de un fraude inexistente. Podrán gritar mucho, pero ya hoy sabemos que no tienen evidencia alguna, O LA HUBIERAN PRESENTADO YA. Joe Biden ganó las elecciones con 306 votos electorales y, sin embargo, el equipo de Trump todavía insiste en que su líder fallido obtendrá un segundo mandato.

Ellos lo saben. Saben que a partir del 20 de Enero del 2021 están desempleados, pero su insistencia a no reconocerlo es más patética que aterradora. Sus intentos legales de descartar boletas o inclinar a los estados hacia Trump han sido objeto de burlas en gran medida fuera de los tribunales y no han podido proporcionar una pizca de evidencia para sus afirmaciones de fraude electoral generalizado.

No es casual entonces que la mano derecha de Trump y Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, haya aparecido en Fox News para vender algo más de la tibia propaganda de la administración.

Luego de insistir en la absurda afirmación de que probablemente habrá una segunda administración de Trump, el presentador Steve Doocy mencionó el tema del COVID-19 una vez más, que se disparó de cara al Día de Acción de Gracias y el hecho de que varios gobernadores estatales hayan advertido contra las grandes reuniones al tiempo que instaron a tomar precauciones de seguridad para evitar eventos de super difusor.

Sí, creo que muchas de las pautas que estás viendo son orwellianas“, dijo McEnany, de alguna manera tratando de establecer una conexión entre los esfuerzos razonables para frenar la propagación del virus y el estado totalitario del libro “1984” de George Orwell. La ironía es que al tratar de redefinir la palabra “orwelliana” para que se adapte a las necesidades políticas inmediatas de su partido, de hecho, está participando en el tipo exacto de manipulación del lenguaje que forma un tema principal en la célebre novela.

“Permítanme comenzar diciendo que los CDC han presentado consideraciones mientras nos preparamos para el Día de Acción de Gracias, sobre el distanciamiento social, el uso de máscaras, hacer lo que pueda y hay una lista completa de páginas de muy buenas consideraciones. Y allí dicen: ‘No estamos recomendando a un cierto número de personas, pero estamos dando las consideraciones que usted debe implementar’”, dijo McEnany, socavando las sugerencias de salud de varios estados con el mismo tipo de abandono imprudente que ha  caracterizado la respuesta al coronavirus de esta administración desde el primer día.

Y creo que esa es la forma estadounidense, el pueblo estadounidense sabe cómo proteger su salud“, dijo, aunque las casi 250.000 muertes estadounidenses parecerían contradecir directamente su afirmación. Si los estadounidenses supieran cómo proteger su salud sin orientación, no estaríamos en esta terrible situación en este momento.

“Hemos lidiado con COVID durante muchos meses, pero es orwelliano en un lugar como Oregon decir: ‘Si se reúnen en números de más de seis, podríamos ir a su casa y arrestarlo y usted tiene treinta días de cárcel”, dijo. McEnany. “Ese no es el estilo estadounidense. No perdemos nuestra libertad en este país. Tomamos decisiones de salud responsables como individuos “.

La peligrosa retórica de McEnany no es sorprendente en este momento, pero eso no significa que sea menos detestable. La Casa Blanca ha pervertido el coronavirus en un problema político y ahora tienen que seguir insistiendo en estas líneas anticientíficas para aplacar la base paranoica de Trump, muchos de los cuales todavía creen que la pandemia es un engaño.

Al indicar a los estadounidenses que está bien ignorar las pautas estatales, McEnany está instando a las personas a comportarse de una manera que provocará más muertes. Los estados no están instituyendo nuevos bloqueos y pautas solo para flexionar su poder, lo están haciendo porque el coronavirus está una vez más fuera de control y, si no se toman medidas drásticas de inmediato, los hospitales pronto podrían ser invadidos y toda la infraestructura de atención médica podría verse afectada al punto de quiebre.

Aaron Rupar: “Creemos que lo haremos en el futuro en una segunda administración Trump”.

Aaron Rupar: McEnany descarta las pautas de salud pública para frenar la propagación del coronavirus como “orwellianas”

.

.

NOTA DE LA REDACCIÓN: Se avecinan tiempos difíciles, donde es prioridad mantenerse informados. Mientras otras publicaciones han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.