El Asustador-en-Jefe está en en lo mismo otra vez.

El presidente Trump está tan conmocionado por sus encuestas internas que lo muestran detrás de varios candidatos presidenciales demócratas en algunos estados clave para que se logre un cambio, que está llevando a cabo una campaña de Twitter para asustar al electorado y hacer que voten por él, usando como espantapájaros y garrote la amenaza de un colapso económico.

Donald J. Trump: “La economía de Trump está estableciendo récords, y tiene un largo camino por recorrer … Sin embargo, si alguien, excepto yo, asume el control en el 2020 (yo conozco muy bien a la competencia), habrá un desplome del mercado ¡Un desplome de un tamaño hamás antes visto! MANTENGAN A AMÉRICA GRANDE “.
.


.

Como de costumbre, Trump está negando los hechos y la realidad mientras trata de usar la ansiedad económica como un arma para asustar a las personas y que no voten para sacarlo del puesto al que nunca debió llegar.

Las estadísticas económicas, secas y frías, demuestran que la economía de Trump es simplemente una extensión de la recuperación de Obama del desastre económico republicano anterior, cuando George W. Bush transformó los excedentes presupuestarios de la era Clinton en el peor colapso económico desde la Gran Depresión de la década de 1930, casi destruyendo la industria automotriz estadounidense en el proceso y dejando a muchos estadounidenses intentando recuperar sus pérdidas más de una década después.

Además, todas las políticas económicas de la era Trump han sido diseñadas prácticamente para provocar una repetición del desastre económico de Bush, desde el regalo del un billón de dólares a los más ricos hasta el plan tributario republicano y el debilitamiento de las regulaciones de la industria financiera de Dodd-Frank a las guerras arancelarias y comerciales de Trump, todo lo que ha incrementado los costos para los consumidores en forma de impuestos ocultos.

Con los economistas pronosticando una desaceleración en el 2019 después de un tramo sin precedentes de un mercado alcista basado simplemente en la extraordinaria duración de la expansión continua, Trump está apostando con su tweet a predecir la catástrofe económica si un demócrata gana, con la esperanza de que la desaceleración no se convierta en una recesión hasta después de la elección – una predicción arriesgada, en el mejor de los casos.

Por supuesto, puede estar seguro de que si llega una recesión mientras la campaña está en pleno desarrollo, Trump sin duda encontrará una manera de culpar a los demócratas de todos modos.

Después de todo, el miedo es el modo predeterminado de toda su estrategia de campaña: el miedo al “otro“, al refugiado inmigrante, a la gente de color, a la gente que tiene un poco menos que usted, y ahora, a una economía controlada por los demócratas, a pesar del hecho de que la economía siempre mejora en las administraciones demócratas.

El tweet de Trump solo será efectivo en los votantes con poca información que simplemente no saben, o no les importa saber, los hechos económicos reales. Desafortunadamente, hay demasiados de esos por ahí, como lo demuestra la base de Trump.