Después de que el presidente Trump twiteara sus insistentes demandas a General Motors para reabrir su planta recientemente cerrada en Lordstown, Ohio, más para proteger su propia reputación que por preocuparse por los trabajadores despedidos, la CEO de GM, Mary Barra, ha respondido de manera cortante diciendo que el futuro de la planta será decidido por GM y el Sindicato United Auto Workers, no por el presidente.

Trump comenzó su campaña vocal para tratar de intimidar al fabricante de vehículos motorizados con este tweet el sábado que implicaba que había establecido su propia fecha límite para que GM restaurarara los empleos en Ohio.

No está claro a partir de los tweets del presidente si el impulso para “ACTUAR RÁPIDAMENTE” proviene de la sensación de que Trump piensa que la economía no será “tan buena” o simplemente porque necesita buenas noticias antes de que comience en serio la campaña electoral del 2020.

Donald J. Trump: “Debido a que la economía es tan buena, General Motors tiene que mantener abierta su planta de Lordstown, Ohio, tal vez en una forma diferente o con un nuevo propietario, ¡RÁPIDO! Toyota está invirtiendo 13.5 $ billones en EE. UU., otros también. GM DEBE ACTUAR RÁPIDAMENTE. ¡El tiempo es esencial! “
.

.

Siguió su primer tweet con una revelación pública ayer de su conversación posterior con Barra donde literalmente la tiró debajo del autobús acusándola de culpar al sindicato por la desaparición de la planta.

Donald J. Trump: “Acabo de hablar con Mary Barra, directora general de General Motors sobre la planta de Lordstown Ohio. No estoy contento de que esté cerrada cuando todo lo demás en nuestro país está de MARAVILLAS. Le pedí que la vendiera o que hiciera algo rápidamente. Ella culpó al Sindicato: no me importa, ¡solo quiero que esté abierta!”
.

.

Siempre consciente de que las cifras de su encuesta nunca se han elevado por encima de la minoría del país que aprueba su desempeño y que solo siguen siendo tan altas debido a las bajas cifras de desempleo, Trump envió otra serie de tweets esta mañana nuevamente instando a acelerar la toma de decisiones entre GM y la UAW que debieran ajustarse mejor a su propia agenda en un momento en que tanto los obreros en el Cinturón del Óxido como los agricultores rurales del país enfrentan una crisis financiera creada por sus propias políticas arancelarias.

Donald J. Trump: “General Motors y la UAW van a iniciar “conversaciones” en septiembre / octubre. ¡Por qué esperar, comiencen ahora! Quiero empleos en los EE. UU. y quiero a Lordstown (Ohio) abierta en una de las mejores economías en nuestra historia, o vendida a una compañía que la reabrirá rápidamente! Las compañías de automóviles … “
.

.

Donald J. Trump: “… todas están regresando a los Estados Unidos. Todos los demás. Ahora tenemos la mejor economía del mundo, la envidia de todos. Consigan una planta grande y hermosa en Ohio ahora. Cierren una planta en China o México, donde ustedes invirtieron mucho antes de Trump, pero no en los Estados Unidos. ¡Traigan los empleos a casa! “
.

.

GM decidió detener la producción del Chevy Cruze, el único modelo que se fabricaba en Lordstown, debido a la falta de demanda de sedanes pequeños en el mercado de los Estados Unidos. Junto con otros fabricantes de automóviles, GM ya había trasladado la mayor parte de su producción de vehículos más pequeños a plantas en el extranjero para aprovechar los menores costos laborales y de atención médica.

La planta de Lordstown fue la única excepción a la regla debido a las concesiones del Sindicato (UAW) hechas hace una década para mantener los empleos domésticos bajo un contrato menos generoso que el que operaban otras plantas de GM. El cierre de la planta, que ha estado produciendo vehículos durante 50 años, significa la eliminación de 1,700 empleos de trabajadores automotrices.

Ahora, GM emitió una declaración en respuesta a los ansiosos ruegos del presidente.

“Para que quede claro, según los términos del Acuerdo Nacional UAW-GM, el futuro final de las plantas no asignadas se resolverá entre GM y la UAW. Seguimos abiertos a hablar con todas las partes interesadas afectadas, pero nuestro enfoque principal sigue siendo sobre nuestros empleados, ofreciéndoles puestos de trabajo en nuestras plantas donde tenemos oportunidades de crecimiento. Ahora hemos colocado a más de 1,000 empleados de nuestras plantas no asignadas a otras ubicaciones de GM, y tenemos oportunidades disponibles para prácticamente todos los empleados afectados”.

Dado que el contrato de GM con la UAW será renegociado a fines de este año, el cierre de la planta podría ser una herramienta poderosa para el fabricante de automóviles en sus negociaciones con el sindicato.

Con el término de Trump que también expirará pronto, él está haciendo todo lo posible para mantener su posición en un estado donde él le ganó a Hillary Clinton por más de ocho puntos en el 2016. Muchos de los trabajadores en Lordstown pueden haber votado por Trump precisamente por su su compromiso a mantener y ampliar los empleos de fabricación a nivel nacional.

Después de la prueba de que sus promesas estaban tan vacías como su alma, los trabajadores de Ohio no pueden caer en las mismas mentiras dos veces y eso tiene a Trump más aterrorizado que nada aparte de la investigación de Mueller.