La ya extraña relación del presidente Trump con el líder norcoreano, Kim Jong-un, dio un giro por la desconcertante declaración del viernes por la noche, cuando el presidente anunció en Twitter que dejaría Japón para viajar a Corea del Sur, y que tal vez, si aquel lo quisiera, le gustaría ver al presidente Kim, solo para saludarlo, en un tono completamente casual, nada raro.

Donald J. Trump: “Después de algunas reuniones muy importantes, incluida mi reunión con el Presidente Xi de China, partiré de Japón para Corea del Sur (con el Presidente Moon). Mientras esté allí, si el Presidente Kim de Corea del Norte ve esto, me gustaría reunirme con él en la frontera desmilitarizada solo para estrechar su mano y decirle ¡Hola (?)!
.


.

HOLA(?)!

El tono del mensaje apesta a desesperación y expone la ardiente necesidad de aprobación del Presidente por parte de sus compañeros líderes mundiales, especialmente los más dictatoriales y fuertes, cuyo fuerte dominio del poder envidia tan profundamente.

La reacción del mundo fue de risa, confusión y burla inmediatas cuando los usuarios de las redes sociales se burlaron de la urgente necesidad del presidente Trump de encontrarse con el dirigente norcoreano.

Si bien todos estamos a favor de la diplomacia y la negociación pacífica, esto parece ser demasiado. El amor entre el dictador consagrado por tres generaciones y el mafioso aprendiz de dictador es ya bien conocido, pero aquí Trump se pasó de la raya.

Si quieres ver algunas de las mejores respuestas en Twitters (en inglés) puedes hacer clic aquí.