El tan esperado lanzamiento del Informe Mueller ayer tuvo algunas noticias sorprendentes sobre la hija del Presidente, Ivanka Trump, quien se reveló que estuvo mucho más involucrada con los planes de la Torre Trump de Moscú de lo que se creía anteriormente.

Yahoo News informa que la propia Primera Hija tuvo contactos con los rusos durante el período previo a las elecciones del 2016, sobre todo con una “bloguera de moda vinculada al Kremlin“, de nombre Mira Duma, quien pasó las invitaciones para que ella y su padre asistieran al Foro de San Petersburgo, un evento al que los Trumps se negaron a asistir.

La amplia variedad de formas en que los rusos trataron de llegar a la familia Trump quedó clara en el Informe Mueller, que describe cómo, a finales del 2015, la esposa de un ejecutivo de una gran compañía eléctrica rusa se contactó con Ivanka Trump para ofrecerle la ayuda de su marido a la Campaña Trump”.

Además de eso, parece que ella estuvo íntimamente involucrada con los eventos clave de la saga Trump-Russia, que incluye el estar consciente de la infame reunión de la Torre Trump entre su hermano Don Jr., su esposo Jared Kushner, el director de campaña Paul Manafort y la abogada vinculada al Kremlin Nataliya Veselnitskaya, donde a Don Jr. se le ofreció información comprometedora sobre los Clinton.

Ivanka y su esposo estaban en el centro de un impulso interno de idear una estrategia para lidiar con las consecuencias de la reunión y el inevitable descubrimiento de los correos electrónicos pertinentes que llevaron a la reunión, pero Trump se negó a hacerlo, insistiendo en que “él no quería saberlo [y] cerró la conversación“. Ivanka también estuvo presente en el Air Force One cuando Trump finalmente abordó la controversia, posiblemente cometiendo obstrucción de la justicia al “alentar a su hijo a hacer declaraciones falsas“.

El abogado de Ivanka se ha negado a comentar nada de esto.

Si bien es poco probable que la hija del presidente tenga consecuencias por su papel en todo esto, es una prueba más de la magnitud de la corrupción en la familia Trump, y de cómo debemos exiliarla de la sociedad educada después de todo esto, no sólo por su silencio sino ante todo por su complicidad.