La Convención Republicana ha dejado mucho mal sabor de boca, no sólo por la ausencia de máscaras y de distanciamiento social entre los participantes, sino también por el cinismo de las intervenciones, por la cantidad de mentiras comprobables que se dijeron y por lo que ellos consideran el mensaje de “esperanza” para el país.

Sin embargo, quizás ninguna de esos declaraciones o mensajes llega al nivel de cinismo y falsedad que el planteamiento realizado por el Vicepresidente Mike Pence, que se resume en la frase de abajo, pero que incluyó una felicitación a Trump por el gran manejo de la pandemia:

“Esta Administración ha alcanzado logros sin precedentes”.

Eso es una cachetada. Es una ofensa a toda persona decente de este país. Sobre todo para los latinos, los negros, las minorías y los blancos pobres o de clase media y trabajadora quienes hemos sufrido en carne propia los desmanes de Trump y su corrupta administración. Por eso, no podemos menos que resumir brevemente nuestro rechazo a esa muestra de cinismo y desprecio por la inteligencia de los demás.

Estados Unidos es el país del mundo con más muertes por Coronavirus; 186, 532 o 563 por cada millón de habitantes (entre los 10 peores del mundo en este indicador) de un total de más de 6 millones de contagiados. La pandemia era imposible de detener, pero sí muy posible de controlar, como lo han demostrado otros países. Citando sólo aquellos cuyas estadísticas han sido verificadas por la Organización Mundial de la Salud: Nueva Zelanda tuvo sólo 1,700 casos y 22 muertes (4 por millón de habitantes), Rusia: casi 1 millón de casos y 16,600 muertes (114 por millón), Cuba: 3,700 casos y 92 muertes (8 por millón) y muchos otros que no vale la pena mencionar para incrementar la verguenza del país más poderoso del mundo con la presidencia más débil de su historia.

.

.

Estados Unidos es un país dividido como nunca donde el odio racial se ha expandido a niveles inimaginables. Después de meses de marchas y protestas contra la brutalidad policial, en la misma ciudad, la policía disparó brutalmente por la espalda a un padre negro desarmado frente a sus hijos y un chico supremacista blanco de 17 años disparó a 3 personas con un rifle en cumplimiento de los sucios ideales que quienes le rodeaban sembraron en él. La diferencia: la policía lo trató diez veces mejor y de una manera más decente que al negro desarmado.

En el momento actual, en los Estados Unidos tenemos 30 millones de desempleados y 40 millones a punto de perder el techo bajo el que duermen cada noche por no poder pagar las hipotecas/rentas. Somos el único país desarrollado que ha dado, y de manera muy modesta, un sólo cheque de alivio a sus ciudadanos en los casi 6 meses que ya se extiende este fenómeno global. Todo a causa de falta de previsión, planeación y organización por parte de la actual administración, quienes han negado desde un principio la ciencia en aras de servir al único amo que conocen: los intereses corporativos.

Teníamos 27 millones sin seguro médico y 60 millones que no podían asumir los co-pagos y los altos costos de los tratamientos y las medicinas: ahora esas cifras se han elevado a 37 millones y 90 millones respectivamente. ¿Por qué? Porque muchas personas que tenían garantizada su cobertura por su empleador, al perder su trabajo se han quedado sin nada… y aún seguimos sin darnos cuenta de que, como el resto de los países desarrollado necesitamos un Seguro Médico Universal, porque seguimos sin entender que un yate de lujo, la quinta mansión de descanso, las joyas y las excentricidades pueden ser un lujo, pero la Salud es un DERECHO de cada ser humano.

La brecha entre ricos y pobres se ha incrementado hasta el punto que de cada dólar de ganancia en el 2019, más de 90 centavos fueron al 1%. Mientras casi todos nosotros hemos perdido empleos, negocios, ahorros y demás (para no mencionar la vida de familiares y amigos que ya no están), los grandes billonarios como los dueños de Amazon, Facebook, Wallmart y los magnates de Wall Street han incrementado su fortuna en muchos, muchos billones de dólares. Tanto que te cansarías de contar los billetes desde ahora hasta el esperado Día del Juicio Final.

Y la lista podría seguir casi hasta el infinito, pero baste agregar que otro de nuestros inigualables logros, sin parangón a nivel mundial, es que le hemos hecho creer a un grupo de pobres imbéciles descerebrados que son geniales porque siguen a un imbécil descerebrado que gracias a un obsoleto Colegio Electoral y a muchas otras porquerías del sistema, llegó a la Casa Blanca.

SIN PRECEDENTES, querido Mike Pence, SIN PRECEDENTES. Tú, que estúpidamente pensabas que con una terapia sexual se podía arreglar la enfermedad de esos SERES HUMANOS que tanto odias porque son diferentes, ¿no pensarás también que la carencia total de cerebro se puede resolver con una terapia, verdad?