En la política siempre ha habido hostilidad, pero los políticos se las ingenian para demostrarse cierto respeto e incluso colaborar entre ellos, por distantes que sean sus posiciones. Sin embargo, en nuestro país hoy, la hostilidad y la agresión desenfrenadas que el presidente Donald Trump muestra hacia sus enemigos políticos demostrablemente han estado contagiando al resto del Partido Republicano, alentándolos a abrazar un asco completamente antidemocrático hacia los demócratas y las ideas que son contrarias a las suyas.

Toda esta lamentable situación ha empeorado tanto que los miembros del Congreso se están acosando unos a otros en los escalones del Capitolio, y sus ofensas se están volviendo personales sin ninguna razón.

Para muestra de esto último, tenemos el caso dl representante Ted Yoho (R-FL), un defensor abierto de Trump y un hombre de 65 años, abordó a la representante demócrata Alexandria Ocasio-Cortez ayer por la mañana y la confrontó por los comentarios que había hecho vinculando un aumento en los delitos menores de propiedad de Nueva York. a la pobreza inducida por el COVID y al fracaso del gobierno de proporcionar un alivio sustancial a las personas comunes, calificándola de “repugnante” y diciendo que ella estaba “fuera de sí“.

Cuando ella le dijo que estaba siendo “grosero“, continuó bajando las escaleras antes de agregar “maldita perra“.

Desde que derrocó al representante Joe Crowley sobre una plataforma progresista, Ocasio-Cortez ha sido objeto de una obsesiva campaña de desprestigio psicosexual por parte de la derecha, criticada como comunista y radical por todos los niveles de la máquina de medios de derecha y los más falsos blogs de noticias que sirven al presidente.

La posibilidad de que una joven mujer latinx sea tan abierta en su dedicación a la política progresista y la lucha por la dignidad humana enloquece a los fanáticos, y es desagradable ver a esos congresistas conservadores y retrógrados comportándose como escolares, tirando de su proverbial cabello  y llamándola con nombres ofensivos.

“Ese tipo de confrontación nunca me había pasado, nunca. Nunca había tenido ese tipo de falta de respeto abrupta y desagradable”, dijo Ocasio-Cortez a los periodistas sobre el incidente. “En todos estos intensos ciclos de noticias, nunca antes me había tratado de esa manera otro miembro. Francamente, estoy bastante desconcertada”.

Ocasio-Cortez tomó Twitter y se aseguró de que ella fuera “la última en reír“.

Alexandria Ocasio-Cortez: Nunca hablé con el representante Yoho antes de que decidiera acosarme en los escalones del Capitolio de la nación ayer.

Lo creas o no, generalmente me llevo bien con mis colegas republicanos. Sabemos cómo revisar nuestro combate legislativo en la puerta del comité.

Pero bueno, las “perras” saben hacer sus cosas. 🤷🏽‍♀️

.

.