No es noticia decirte que desde hace 5,000 años, Washington DC es un pantano, -especialmente en los últimos 80-100 años-, donde pulula la corrupción de ambos partidos, de Senadores y Congresistas, de Jueces y Cabilderos, de ejecutivos de las grandes corporaciones y hasta del primo de la Cenicienta, si en algún momento ha pasado cerca de esa extraordinaria capital del vicio gubernamental.

Entonces, ¿es posible que Biden y su hijo sean corruptos, o medianamente corruptos? Pues claro que sí. ¿Tan corruptos como la familia Trump? Pues ya esto sería más difícil de aseverar y seguramente NO, dado que los Trump han demostrado estar entre los primeros de su categoría de ineptos farsantes y delincuentes de guante blanco. O quizás sean más o menos corruptos que muchas otras alimañas que habitan en ese fenomenal pantano… quizás sí, quizás no, pero no lo sabemos, y quizás nunca lo sepamos, pues todos estos tipejos no sólo saben bañarse, sino guardar bien la ropa.

Pero lo más importante aquí, lo que está en juego, es que estas elecciones no son sobre Biden y su familia; Donald Trump y su familia; o sobre las familias de tantos otros depredadores que engalanan los Everglades capitalinos.

No, estas elecciones son sobre tu familia y la mía. Sobre el destino de nuestros hijos y los hijos de nuestros vecinos. Uno de estos dos hombres que se postulan para presidente de los EEUU puede hacernos y hacerles mucho daño… y el 70% de esta nación, por muchísimas cosas probadas y bien documentadas sabe que ese hombre es Donald Trump.

Entonces, ¿qué es lo primero que debemos saber del infame laptop de Hunter Biden? Pues que las acusaciones que en ese artefacto tecnológico se basan pueden ser 0% ciertas o 100% ciertas…, ciertas al 25%, al 50% o al 75%. QUE NADA SABEMOS CON CERTEZA.

Estamos tan manipulados por los poderosos, que quizás no lo sabremos nunca. Lo que sí sabemos, y puedes creerle a alguien que detesta a Trump, pero que para nada es fan de Joe Biden, es que eso no puede alterar nuestra intención de voto:

Trump sigue siendo 1,000 veces más detestable, corrupto, ineficiente y peligroso que Joe Biden. Con un laptop o con 100,000 seguiremos votando por Biden, pues por malo o menos malo que este pueda ser, lo que pesa en contra del otro, es infinitamente mayor.

Algunos hechos respecto al escándalo del ordenador portátil al menos constituyen un reto para la lógica y nuestra inteligencia:

* La copia del disco duro de la laptop fue entregada al periódico que publicó la noticia por el abogado de Trump Rudy Giuliani, el mismo que estuvo tratando de presionar al Presidente de Ucrania para que investigara a Joe Biden a cambio de la ayuda militar, un tipo con cero credibilidad, lazos muy turbios en la antigua Europa del Este y al que recientemente Sacha Baron Cohen mostrara en un video acariciándose sus partes íntimas motivado por una jovencita de supuestamente 15 años.

* Hunter Biden vive en Los Angeles y supuestamente dejó el ordenador que necesitaba reparación en un taller en Wilmington, Delaware, nada más y nada menos que a casi 3,000 millas (más de 4,500 km) de su lugar de residencia. El dueño del taller (que muy oportunamente es “ciego legalmente“) nunca ha podido decir exactamente cómo la laptop llegó a su tienda y cómo la hizo llegar al abogado de Giuliani. En una entrevista de casi 2 horas con CNN, se contradijo tanto en todo lo que afirmó o negó, que los expertos han puesto en duda todas sus declaraciones.

* La familia Biden tiene mucho dinero y ha estado toda la vida en la política: ¿podrían ser tan tontos como para dejar un ordenador descompuesto con información altamente comprometedora en el taller de un desconocido?, ¡y por meses! Puede ser. Las estupideces suceden, pero las de esa magnitud no son tan frecuentes.

* Por mucho que griten, lo más complicado de todo es un email de un asesor de la compañía ucraniana Burisma que parece agradecer a Hunter Biden por invitarlo al D.C. y por la oportunidad de poderse reunir con su padre, pero no existe una sola evidencia de que dicha reunión haya tenido lugar, y es conocido que la agenda de un Vicepresidente de los EEUU es pública y meticulosamente seguida por la prensa.

* El modus operandi, la esencia y la manera en la que lo han planteado todo, coincide en gran parte con el ficticio escándalo que le armaron a Hillary Clinton antes de las elecciones del 2016 y que muchas y costosas investigaciones nunca han podido probar. Todos sabemos que los ayudantes de Trump se distinguen por una gran maldad, pero no por su creatividad ni inteligencia. Si a todo esto sumas que en Enero del 2020, la firma de seguridad cibnernética Area 1 reveló que operativos rusos habían lanzado un “ataque phishing” a los servidores de Burisma y accedido a sus sistemas, pues verás aún más similitudes con la interferencia rusa del 2016.

En fin, no hay que convencerte de que todo esto es muy TURBIO y muy al estilo de Trump, por lo que la mayoría de nosotros pensamos que aún en el caso de que haya algún gramo de verdad en toda esta historia, en su esencia es una gran manipulación de la campaña de Trump, de una potencia extranjera o de la colusión de ambas.

Pero incluso en el caso que fuera verdad, totalmente verdad, ¿sería eso suficiente para votar por un hombre al que se le han comprobado más de 25,000 mentiras en sus casi 4 años en el cargo? ¿Por un hombre que está en contra de que todos tengamos una apropiada cobertura de salud, un salario digno que cubra nuestras necesidades básicas y a favor de que nuestros hijos tengan que endeudarse de por vida con sus estudios solo para que sus asquerosamente ricos amigotes sean todavía un poco más ricos?

¿Sería eso suficiente para salir a votar por un hombre que disfruta intimidando a pobres inmigrantes que buscan un futuro mejor, como casi todos hemos hecho, encerrando a niños en jaulas y separándolos de sus padres? ¿Un engendro que se burla de los minusválidos, que desprecia a las mujeres, que llama a los soldados caídos en combate “estúpidos y perdedores“, a nosotros “asesinos y violadores” y a nuestros países como “países de mierd*?

Si tu respuesta es que sí, entonces puedes ir y votar por el hombre por cuya irresponsabilidad y maldad han muerto más de 230,000 estadounidenses a causa del COVID-19. En caso contrario ve ahora mismo al prescinto electoral y vota por Joe Biden. Si es culpable de algo, ya exigiremos cuentas luego, porque hoy lo único que sabemos es que si al menos no es mejor, es mil veces menos malo, menos culpable, menos corrupto y menos peligroso que Donald Trump.

.

Este artículo se publicó inicialmente en www.ManuelTejeda.com. Si te gustó este artículo ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.