NOTA: Por lo rápido que están sucediendo los hechos, incluimos abajo una breve Actualización.

En la mañana del 6 de enero, el día en que los electores son certificados por el Congreso de los Estados Unidos y la victoria de Joe Biden en las elecciones del 2020 queda grabada en piedra, el futuro ex presidente Donald Trump recurrió a Twitter para emitir su última súplica desesperada.

En una patética muestra de desesperación y petulancia, Trump le rogó a su vicepresidente Mike Pence que hiciera lo imposible y enviara los votos “de regreso a sus estados“, alegando que los estados necesitaban arreglar “irregularidades y fraudes“.

Esto constituye un salvaje malentendido de cuál es realmente el papel del vicepresidente en todo el asunto, que en realidad es en gran parte ceremonial y sobre todo implica presidir la sesión de recepción de votos y certificación.

Donald J. Trump: EL PARTIDO REPUBLICANO Y, MÁS IMPORTANTE, NUESTRO PAÍS, NECESITAN A LA PRESIDENCIA MÁS QUE NUNCA ANTES: EL PODER DEL VETO. ¡MANTENERSE FUERTE!

.

.

Donald J. Trump: Los estados quieren corregir sus votos, que ahora saben que se basaron en irregularidades y fraude, además de que el proceso corrupto nunca recibió la aprobación legislativa. Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviarlos de regreso a los Estados, Y NOSOTROS GANAMOS. ¡Hazlo Mike, este es un momento de extrema valentía!

.

.

Donald J. Trump: Si el vicepresidente @Mike_Pence nos apoya, ganaremos la presidencia. Muchos estados quieren anular la certificación del error que cometieron al certificar números incorrectos e incluso fraudulentos en un proceso NO aprobado por las legislaturas estatales (que debe ser). ¡Mike puede echar todo atrás!

.

.

Se informa que Pence le dijo a Trump que no tiene el poder de “rechazar” la certificación del Congreso de la victoria de Joe Biden, pero Trump está tan perdido en sus delirios y tan sordo a todo lo que no quiere escuchar que en su lugar está poniendo a Pence directamente en la picota pública si no cumple con lo que él quiere.

Los reporteros de la Casa Blanca dicen que Trump planea criticar públicamente a su vicepresidente si no le entrega las elecciones, lo que pone a Pence en un aprieto imposible, pero que se merece mucho. El llamado cristiano ha abogado por Trump desde incluso antes del notorio video de Access Hollywood en el que Trump admite haber sido culpable de agresión sexual; ha apoyado a Trump y ha ayudado e incitado a su impulsivo más destructivo, incluso asumiendo un papel de primera línea en la chapuza deliberada de la respuesta federal a la crisis del coronavirus que ha matado a más de 350.000 personas.

Shimon Prokupecz: Trump podría “arremeter” contra su propio vicepresidente mañana durante un discurso cerca de los terrenos de WH, en una manifestación organizada para apoyar los intentos del presidente de revertir las elecciones, dijo una fuente cercana a WH. @Acosta

.

.

La humillación pública y el abuso por parte de un narcisista gordo y demente no es más que una pizca del merecido premio que merece un plutócrata homofóbico racista como Mike Pence, pero sin duda es un comienzo. Con la realidad de la derrota acercándose a él, Trump ha hecho su misión castigar a todos los que le han fallado y desacreditarlos a los ojos de los votantes del MAGA, y a sus ojos, Pence es la mayor traición de todas.

Estos últimos cuatro años han sido una auténtica pesadilla, pero apreciamos la dedicación del klan Trump para poner fin a las carreras políticas de todos los que tienen alguna importancia en el Partido Republicano.

ACTUALIZACIÓN:

Hace un par de horas Trump acusó prácticamente a Pence de ser el responsable de su derrota y el vicepresidente fue evacuado del área del Congreso por temor a ser víctima de represalias por parte de los trumpistas.

“Mike Pence no tuvo el coraje de hacer lo que debería haberse hecho para proteger nuestro país y nuestra Constitución, dando a los estados la oportunidad de certificar un conjunto de hechos corregidos, no los fraudulentos o inexactos que se les pidió que certificaran previamente. ¡Estados Unidos exige la verdad!” – escribió el airado y despechado presidente.