Los psicológos y psiquiátras más expertos de este país ya han violado la antigua regla de ética médica de la Asociación Americana de Psiquiatría que les prohíbe dar una opinión profesional sobre figuras públicas que ellos no hayan examinado en persona, debido al hecho de que la salud mental de Donald Trump se ha deteriorado hasta el punto en que consideran que su condición es una “emergencia nacional y global“.

Si bien Trump ha sido diagnosticado por su comportamiento público como que padece un trastorno de personalidad narcisista maligno debido a su visión egocéntrica del mundo y se dice que carece de un “contacto claro con la realidad“, sus comentarios de hoy pueden agregar otros diagnósticos a su historial de salud mental – delirios de grandeza y complejo mesiánico.

En declaraciones a los periodistas en el jardín de la Casa Blanca, Trump estaba discutiendo su guerra comercial económicamente perjudicial con China cuando exclamó que, aunque no había buscado una batalla arancelaria con el mayor socio comercial de Estados Unidos, un engaño masivo en sí mismo, “alguien tenía que hacerlo.”

Luego miró hacia el cielo y declaró: “¡Yo soy el elegido!

Apenas unas horas después de que Trump intentara deshacer el daño de sus comentarios antisemitas de ayer retuiteando un presentador de radio y teórico de la conspiración de Nevada, Wayne Allen Root, quien lo llamó el “Rey de Israel” y dijo que “los judíos lo aman como la Segunda Venida de Dios”, los nuevos reclamos establecen la tendencia del hashtag #Anticristo en Twitter.

Como explica el psiquiatra forense de la Universidad de Yale, Bandy X. Lee, en su libro del 2017, “El peligroso caso de Donald Trump“, la salud mental del presidente plantea un “peligro claro y presente” para la “nación y el bienestar individual“.

No es de extrañar que incluso el esposo de la asesora principal de Trump, Kellyanne Conway, haya pedido al vicepresidente Mike Pence y a los miembros del gabinete que invoquen la Enmienda 25 para eliminar a Trump de la presidencia debido a su evidente deterioro mental y su locura general.

Puedes ver y escuchar el complejo de Mesías de Trump en acción en el siguiente video clip.

Brian Tyler Cohen: “Soy el elegido”.

En realidad, él realmente cree que fue enviado por Dios. Trump está más que engañado: es un peligro para este país.
.


.