El FBI puede reconocer que la mayor amenaza del terrorismo interno se origina en el mundo ya no más a la sombra de los nacionalistas blancos de extrema derecha que han adoptado puntos de vista fascistas y tácticas violentas y han sido responsables de la mayoría de los recientes tiroteos masivos, pero Donald Trump ve puntos políticos a ganar generando una animosidad injustificada hacia otro grupo que se opone a él y todo lo que representa: Antifa (por “anti-fascismo, como su nombre lo indica)..

A pesar de que no hay evidencia de que la organización poco definida tenga alguna agenda más allá de responder a las manifestaciones neonazis de derecha con una presencia igualmente conflictiva, Trump quiere que su audiencia de Twitter crea los puntos de conversación de Fox News sobre Antifa para minimizar la responsabilidad de los supremacistas blancos por la masa de tiroteos mortales y para desinformar al público sobre la fuente de la mayor amenaza terrorista real que enfrenta la nación.

Ayer, Trump anunció a través de su medio preferido que está presionando para que Antifa sea designada como una “ORGANIZACIÓN DEL TERROR“, y lo puso en letras mayúsculas para infundir la mayor cantidad de miedo, arma que utiliza abierta y frecuentemente como un garrote político.

Donald J. Trump: “Se está considerando seriamente nombrar a ANTIFA como una “ORGANIZACIÓN DEL TERROR”. Portland está siendo vigilado muy de cerca. ¡Esperemos que el alcalde pueda hacer su trabajo correctamente!”
.


.

El presidente que ve “Gente buena en ambos lados” claramente tiene una ceguera en uno de sus ojos reumáticos, ya que no recomienda una designación similar para el grupo violento de extrema derecha “The Proud Boys” (Los Chicos Orgullosos) o cualquiera de las otras numerosas pandillas neonazis que se manifestaban en Portland, Oregon.

Si bien Antifa ha cumplido su misión de oponerse al fascismo como su nombre lo indica, sus métodos para enfrentar a los supremacistas blancos, respondiendo a la violencia de la derecha en las marchas y manifestaciones con una respuesta igualmente física, han dado lugar a enfrentamientos en las calles de Portland y otros ciudades que han llevado a temer que su negativa a retroceder ante los ataques aumente y expanda la ya tensa brecha política en Estados Unidos.

Es irónico que el presidente de los Estados Unidos esté señalando a Antifa en un momento en que la franquicia de películas de los Vengadores (Avengers), extraordinariamente popular, presenta como uno de sus héroes principales, al Capitán América, un personaje de cómics cuya identidad completa desde su creación durante la Segunda Guerra Mundial se basa en su lucha contra los fascistas y los nazis en un momento en que golpear a un nazi parecía ser lo menos que cualquier estadounidense patriótico podía hacer.

Si bien Trump ha cambiado cualquier sentido tradicional de justicia en este país con su desprecio por el estado de derecho, su adopción de los principios y tácticas fascistas asegura que nadie le ofrezca las mismas esperanzas que ofrece al alcalde de Portland, simplemente porque pocas personas en este momento creen que el presidente con problemas mentales podrá hacer su trabajo correctamente.