De alguna manera, el Partido Republicano todavía cree que puede convencer a los votantes de que los funcionarios republicanos apoyan inequívocamente al ejército de los EE. UU. a pesar del hecho de que el líder del partido es un tipo que logró esquivar el servicio militar; que ataca a las familias de los condecorados con la Medalla de Oro y que se burla de los prisioneros de guerra.

La falta de respeto habitual de Trump hacia las fuerzas armadas, desde sus repetidas difamaciones de la comunidad de inteligencia hasta el aluvión de insultos que ha descargado contra los generales que han criticado gentilmente a su administración, se ha convertido en una parte definitoria de su presidencia. Nunca más el Partido Republicano puede reclamar con la cara seria ser el partido de la seguridad nacional.

Recientemente, Trump participó en un comportamiento desagradable en Twitter que ha provocado una violenta reacción. El comandante en jefe compartió una imagen editada de sí mismo colocando una medalla alrededor del cuello del perro militar (ciertamente heroico) que sufrió una lesión durante la redada en Siria que terminó con la muerte del brutal líder del ISIS, Abu Bakr al-Baghdadi.

Sin embargo, como señala The New York Times, la imagen original era de Trump otorgando la Medalla de Honor al médico retirado del Ejército James C. McCloughan, a quien se le otorgó el prestigioso premio por salvar numerosas vidas durante la Guerra de Vietnam.

Niraj Chokshi y Karen Zraick escriben en el Times:

“El Señor McCloughan recibió la Medalla de Honor, el más alto honor por su valor en combate, en julio del 2017. Se le atribuye haber salvado la vida de los miembros de la compañía durante una batalla en Nui Yon Hill en 1969 cerca de la ciudad de Tam Kỳ, Vietnam. Fue alcanzado por la metralla de una granada propulsada por cohetes y fuego de armas pequeñas, pero corrió repetidamente al campo de batalla para rescatar a sus camaradas”.

Si bien la imagen editada podría considerarse inofensiva si la comparte un usuario aleatorio de Twitter, es un comportamiento inaceptable para el Presidente de los Estados Unidos. No debería burlarse del servicio y sacrificio de McCloughan, incluso de una manera oblicua como esta. La Medalla de Honor es una decoración militar sagrada llena de historia y de sangre derramada por verdaderos patriotas, razón más que suficiente para que el presidente la trate en todo momento con el respeto que merece.

Donald Trump no tiene sentido de propiedad ni apreciación real de cuánto dan los hombres y las mujeres en nuestras fuerzas armadas psicológica, emocional y físicamente para salvaguardar nuestra República. En el gran esquema de su presidencia, esta es una de las ofensas menores con toda seguridad, pero aún debe ser señalada como tal. Este tipo de cosas debería estar por debajo de la dignidad de la Oficina Oval, pero como Trump ha demostrado una y otra vez, él no cree en la dignidad en absoluto.

Donald J. Trump: “¡HÉROE AMERICANO!”
.


.

Las respuestas de Twitter iban desde el disgusto hasta la burla, pero claramente el consenso es que Trump sobrepasó una línea con su tweet. Aquí te van algunos de ellos para que prestes atención a las imágenes que más difusión han  tenido:

.

.

.