En lugar de preparar adecuadamente a los Estados Unidos para la propagación del coronavirus, el presidente Trump está tratando desesperadamente de minimizar los riesgos del brote con la esperanza de estabilizar el mercado de valores y aislar su campaña de reelección de la reacción económica.

En lo que equivale a una admisión tácita de que Trump no se está tomando la amenaza lo suficientemente en serio, ha designado al vicepresidente Mike Pence como nuestro zar del coronavirus, a pesar del hecho de que Pence falló miserablemente al tratar un brote de VIH mientras era gobernador de Indiana.

Además de eso, Trump y su Jefe de Gabinete Interino, Mick Mulvaneyculpan a los medios de comunicación por exagerar los temores sobre el virus y difunden la cobertura como nada más que un complot para derrocar al presidente. Trump también trató de usar como chivo expiatorio a los demócratas, lo que demuestra que se da cuenta de que no está manejando bien este problema y que tendrá que culpar a alguien más cuando las cosas empeoren.

Mientras todo esto sucedía, la Organización Mundial de la Salud (OMS) incrementó su evaluación de amenazas del coronavirus a “muy alto“. Claramente, esto es algo que merece toda la atención de la Casa Blanca, pero en cambio el presidente ha estado furioso porque los funcionarios de los CDC hacen su trabajo y, mientras tanto, él recibe a celebridades derechistas de la Lista D para divertirse.

En declaraciones recientes a los periodistas, el presidente hizo poco para calmar las preocupaciones. Afirmó que las cosas están bajo control porque el gobierno federal está almacenando suministros. Se aseguró de mantener los detalles increíblemente vagos (presumiblemente porque no tiene idea de lo que está hablando) y se jactó con su habitual falta de idea de que su administración está “ordenando muchos elementos médicos diferentes“.

A uno le cuesta imaginarse a una sola persona que pueda ver este clip incoherente y divagante y que salga pensando que nuestro gobierno está manejando las cosas adecuadamente. El presidente carece de la capacidad de atención para leer sobre el tema lo suficiente como para hablar inteligentemente sobre él y las personas a las que ha delegado para supervisarlo son oportunistas incompetentes. Mira a los CDC para obtener orientación, no a la Casa Blanca.

Aaron Ruppar: “Estamos ordenando muchos suministros. Estamos ordenando muchos, uh, elementos que, francamente, no estaríamos ordenando a menos que fuera algo así. Pero estamos ordenando muchos elementos médicos diferentes”. – Trump sobre el coronavirus. (Como verás, inteligencia pura)

.

.

Por supuesto, no sería Trump si también no se pusiera a difamar a la prensa libre. Espera más de esta agitación retórica inútil a medida que las cosas empeoran.

Acyn Torabi: Periodista: ¿Crees que esto es un engaño?
Trump: Bueno, creo que los medios son uhh sí, creo que CNN es uhh una red de muy mala reputación

.

.