El representante Justin Amash (R-MI) se hizo famoso como uno de los pocos republicanos que están dispuestos a acusar al líder de su partido, Donald Trump, y exige que se inicien procedimientos de juicio político contra el presidente más abiertamente corrupto de la historia de nuestra nación.

Por eso, se ganó la ira de la maquinaria de propaganda republicana y del propio Presidente, quien recientemente lo llamó uno de los “hombres más tontos y desleales del Congreso” y un “perdedor total” después de que Amash anunció que abandonaría el Partido Republicano en un editorial del 4 de julio. (De paso te recordamos que el hermano de Trump (Fred Trump Junior) se suicidó, supuestamente por el trauma sicológico que le ocasionaron su propio padre y su hermano Donald, quienes lo llamaban constantemente “perdedor total” y se burlaban de su vocación de aviador llamándole el “microbusero del aire“).

Donald J. Trump: “Una gran noticia para el Partido Republicano es que uno de los hombres más tontos y desleales en el Congreso “renunciará” al Partido. ¡No hay colusión, no hay obstrucción! Sabía que no podía obtener la nominación para postularse de nuevo en el Gran Estado de Michigan. Ya estaba siendo desafiado por su asiento. ¡Un perdedor total! “
.


.

Amash respondió al presidente el domingo durante una entrevista con Jake Tapper de CNN, optando por tomar el camino más alto y no responder con más insultos.

En cambio, eligió interpretar el ataque como un ejemplo perfecto de la frustración que siente la nación por el partidismo extremo y la maldad que define al Partido Republicano moderno, que es lo que lo llevó a abandonar el Partido Republicano para siempre.

“Realmente él ha identificado de qué hablo en mi artículo de opinión. Él piensa que la gente le debe lealtad, pero las personas son elegidas para el Congreso con un juramento de apoyar y defender la Constitución, no un juramento de apoyar y defender a una persona, el presidente, que está en su propio partido”, dijo Amash.

.


.

Creo que la mayoría de las personas entienden que no es así como se supone que las personas se hablan entre ellas“, finalizó.

Mientras que Amash, absurdamente, trató de pasar la culpa del partidismo extremo a ambas partes, tiene toda la razón cuando se trata del Partido Republicano y Trump.

El presidente Trump busca flagrantemente socavar el estado de derecho en cada oportunidad, abusar de su posición para llenar sus propios bolsillos, insultar a nuestros aliados y arrojar a la economía al caos con sus imprudentes guerras comerciales, para mimar a los dictadores y ha cometido horrorosas atrocidades de derechos humanos en sus campos de concentración fronterizos. Cualquiera de esas cosas debería ser motivo de censura, sin embargo, sus facilitadores en el Congreso no han hecho más que aplaudir y mirar hacia otro lado a todas sus crueldades y excesos.

No es de extrañar que Trump piense que las personas le deben lealtad, ya que casi nadie en su grupo intenta decirle “¡no!”