A medida que la investigación de juicio político sobre Donald Trump por parte de la Cámara de Representantes se acelera, la administración Trump está haciendo todo lo que está en su poder para evitar que los investigadores accedan a la información de los funcionarios del poder ejecutivo que pueden proporcionar más información y una visión más profunda de los hechos acerca de los intentos ilegales del presidente de reclutar interferencia extranjera en las próximas elecciones presidenciales.

El Secretario de Estado Mike Pompeo, quien se descubrió que estaba íntimamente involucrado en el escándalo en virtud de su participación previamente no revelada en la llamada que Trump realizó con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, contribuyó a la continua obstrucción de la investigación de los demócratas al acusar a la Cámara de intentar “intimidar, abusar y tratar indebidamente a los distinguidos profesionales del Departamento de Estado” en virtud de haber sido citados a dar su testimonio para relatar lo que saben sobre la llamada y todo lo que la precedió y siguió.

Secretario Pompeo: “Me preocupan los aspectos de la solicitud del Comité que pueden entenderse solo como un intento de intimidar, abusar y tratar indebidamente a los distinguidos profesionales del Departamento de Estado, incluidos varios Oficiales de carrera del Servicio Exterior”.
.


.

El Secretario Pompeo parecía participar de una visión de túnel de la solicitud de testimonio del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, ya que atribuía a posibles motivos siniestros como la única interpretación posible de la citación, ignorando intencionalmente el papel del mandato de ese cuerpo legislativo en la supervisión de las acciones del poder ejecutivo. particularmente en los casos en que se refiere a la legalidad de los movimientos de la administración.

Una de las congresistas demócratas que han estado entre los receptores de intimidación y hostigamiento reales por parte del propio Donald Trump se metió en la refriega cuando respondió a la caracterización de la investigación por parte de Pompeo con su propia definición de hostigamiento que aprendió a través de sus experiencias personales.

La representante Ilhan Omar (D-MN), una de los demócratas progresistas de primer año que forma parte de “el escuadrón” tan demonizado por el presidente, envió un enlace a un artículo del Wall Street Journal que detalla los cargos infundados de Pompeo y demuele el argumento del Secretario de Estado en un breve tuit .

Ilhan Omar: “Intimidación es decirle a las mujeres de color congresistas que “se regresen a sus países”.

Intimidación es llamar a esas mismas congresistas “salvajes” y “pro terroristas”.

Qué *no* es intimidación: cumplir con nuestro deber constitucional de responsabilizar a esta administración”.

The Wall Street Journal: “El Secretario de Estado Mike Pompeo se compromete a bloquear los esfuerzos de la Cámara para “intimidar” a los funcionarios del Departamento de Estado para que testifiquen sobre la controversia sobre Ucrania”.
.


.

Por supuesto, en nuestra nación polarizada, el mensaje de la congresista Omar ya es de conocimiento común entre sus partidarios demócratas, mientras que es probable que sea ignorado o rechazado por cualquiera que aún tenga un poco de confianza en Donald Trump.

Aún así, lo que la representante de Minnesota proclamó debía ser dicho para contrarrestar las absurdas acciones evasivas de Pompeo o, como deberíamos referirnos más apropiadamente, su obstrucción de una investigación legítima de juicio político por la cual esperamos que él también sea considerado personalmente responsable cuando se completen las investigaciones.