Respecto a las mujeres, Trump tiene dos grandes problemas: el primero es que las ve solo como un objeto social, como alguien que sólo sirve para darle placer, darle hijos o adornar la casa. El segundo, es que las mujeres son y van a ser siempre su perdición, porque son las que más directamente lo enfrentan, lo acusan y presumen de no tenerle miedo. Eso es lo que le hace Nancy Pelosi. Lo que le hizo Stormy Daniels. Y ahora esta congresista demócrata.

Cuando el presidente Trump se puso los guantes para comenzar su pelea políticamente conveniente con las cuatro congresistas demócratas progresistas, conocidas coloquialmente como “el escuadrón”, – las Representantes Ilhan Omar (D-MN), Alexandria Ocasio-Cortez (D-NY), Rashida Tlaib ( D-MI), y Ayanna Pressley (D-MA),- probablemente imaginó que serían los reemplazos perfectos como el objetivo de sus púas calumniosas y cargadas de mentiras, particularmente porque necesitaba actualizar su repertorio sobre la ahora políticamente irrelevante Hillary Clinton.

Tal vez no esperaba, sin embargo, que la indignación nacional explosiva por su persistente racismo explotara en su rostro.

Si los resultados de la última encuesta de The Economist / YouGov son una indicación, eso es exactamente lo que sucedió, ya que Trump ahora tiene un índice de aprobación neto más bajo que cualquiera de las cuatro congresistas.

Trump obtuvo una calificación de aprobación neta de -11 que indica el número de puntos entre quienes aprueban su desempeño en el cargo y el mayor número de quienes lo desaprueban, lo que resulta en un número negativo.

Si bien cada una de las mujeres demócratas seleccionadas también tenía una calificación de aprobación neta negativa, tenían márgenes de diferencia mucho más pequeños entre sus calificaciones positivas y negativas.

Los representantes Ocasio-Cortez, Tlaib y Pressley tuvieron calificaciones de aprobación netas de -3, mientras que la calificación de la congresista Omar fue de -6.

La encuesta de The Economist / YouGov se realizó entre el 21 y el 23 de julio preguntando las opiniones de 1,500 ciudadanos estadounidenses adultos, varios días después de que Trump comenzara su campaña racista en Twitter para enviar a las congresistas “de vuelta a su lugar de origen” a pesar del hecho de que tres de ellas nacieron aquí mismo en Estados Unidos.

La congresista Ilhan Omar vio la encuesta y no pudo resistirse a mortificar al presidente en su plataforma de redes sociales favorita.

Ilhan Omar: “Enviando nuestras condolencias al Presidente! 🤣”.

Newsweek: “El índice de aprobación de Donald Trump es inferior al de AOC, Ilhan Omar, Ayanna Pressley y Rashida Tlaib”.
.


.

¡Qué atenta la Representante Omar al enviar al hombre que la ha convertido en blanco de amenazas de muerte una nota de condolencia tan amable, por sarcástica que sea! Obviamente, sabe exactamente dónde es más vulnerable el presidente obsesionado con sus calificaciones de aprobación.

Veremos si Donald Trump cambiará su estrategia en función del fracaso de sus ataques para elevar su popularidad por encima de la de las mujeres que parece considerar como sus principales antagonistas actuales.

Dado lo difícil que es enseñarle a un viejo perro racistanuevos trucos, es dudoso que Trump altere su comportamiento de alguna manera. Lo más probable es que duplique sus ataques por rabia y frustración.