Donald Trump quiere ser tu presidente de por vida. Como mismo Xi Jinping está en China, así él quiere estar en los Estados Unidos. Él ha bromeado una y otra vez sobre servir un tercer término, algo que puede negar plausiblemente como humor, pero que no es más que probar las aguas para ver qué es posible y hasta dónde puede presionar esa tecla. Los impulsos autoritarios son obvios y con eso en mente, su más reciente tweetes profundamente perturbador.

Trump se llevó a Twitter para compartir un video de pesadilla de una portada de la revista TIME con carteles de la campaña de Trump que datan de hasta el 2048, con una pequeña figura de Trump. Luego, el anuncio cambia a medida que avanzan los años hasta que finalmente se lee “Trump 4EVA” (Trump para siempre), como una perspectiva horrible que no vas a querer siquiera imaginar.

Esta estrella de la televisión de realidad ya ha infligido más que suficiente daño a nuestra nación. La idea de que él obtenga un segundo mandato, y mucho menos un tercero, cuarto y quinto sin precedentes, debería enviar un escalofrío a todos los estadounidenses que se preocupan por el destino de esta nación.

Él es increíblemente, singularmente inadecuado para ser presidente, con un ego que lo impulsa a nunca renunciar al poder. Si bien puede sonar alarmista, existe una posibilidad muy real de que si gana en el 2020 intentará volver a postularse, y le valdrá cacahuates la Constitución. No podemos correr ese riesgo.

Este tweet debe servir como una llamada de atención, amigos y amigas lectores. Debes votar en contra de él en la elección, sí, pero también debes convencer a todas las personas que conozcas a que hagan lo mismo. Tienes la responsabilidad moral de movilizarte contra esta abominación. Dona a los candidatos demócratas. Ayuda a tus amigos a registrarse para votar.

Nuestra democracia, la más grande en la historia del mundo, está en juego. Defendámosla. Deshagámonos de Donald J. Trump y volvamos a encaminar a este país. Podemos hacerlo, pero no será fácil. América, ¡vamos a sacar la basura!
.


.