Es realmente sorprendente cómo el presidente Trump cruza tan fácilmente todos los límites de lo inapropiado y lo irespetuoso con solo presionar un botón. Siempre feliz de promocionar el último libro de propaganda trivial que sus simpatizantes aparentemente producen cada semana, el presidente provocó indignación recientemente cuando tuiteó sobre un libro que compara la elección del 2016 con los ataques terroristas del 11 de septiembre.

Donald J. Trump: “Después de la Elección del vuelo 93, El voto que salvó a Estados Unidos, y lo que todavía tenemos que perder“, a cargo del muy talentoso Michael Anton, es una lectura excelente. ¡Échale un vistazo!
.

Donald J. Trump

@realDonaldTrump

“After The Flight 93 Election, The Vote That Saved America – And What We Still Have To Lose,” by very talented Michael Anton, is a terrific read. Check it out!

La Elección del vuelo 93” es originalmente un ensayo publicado en septiembre del 2016 por Michael Anton bajo el seudónimo pretencioso de Publius Decius Mus. El ensayo original fue descrito como una “asquerosa pieza llena de trucos” por Daniel Drezner del Washington Post.

Ya que se titula de manera similar, podemos asumir que el libro sigue la misma premisa y compara la potencial elección de Hillary Clinton con el asesinato de más de 3,000 estadounidenses y la destrucción del World Trade Center y enfatiza la necesidad de que la nación “enmendase todo” eligiendo a Donald Trump.

Es obvio que Trump no ha leído el libro y no tiene idea de qué se trata, ya que la premisa original del ensayo “Vuelo 93” tampoco fue particularmente amable con él. “Para componer la metáfora: una presidencia de Hillary Clinton es la ruleta rusa con un semiautomático. Con Trump, al menos puedes girar el cilindro y arriesgarte“, escribió Anton.

Siendo un notorio racista que se opone a la idea de la ciudadanía por derecho de nacimiento, Anton fue recompensado por su ridícula reprimenda con un puesto en el Consejo de Seguridad Nacional, que mantuvo hasta su renuncia en abril del 2018, cuando John Bolton se convirtió en Asesor de Seguridad Nacional.

No sorprenderá que, según Drezner, Anton no sea realmente muy talentoso y que sea solo otro de los omnipresentes degenerados que llenan el ala derecha, que se abocan al fanatismo y se disfrazan de “expertos en política exterior” y de “intelectuales”.

“Las reflexiones sobre política exterior de Anton no fueron tan interesantes como algunos le harían creer. Anton se especializó en atacar el orden internacional liberal. No tenía alternativas para ofrecer, ni ninguna solución viable para solucionar su problema. Lo mejor que se puede decir es que hizo un esfuerzo”.

Trump nunca ha sido particularmente sensible al asesinato en masa de miles de sus compañeros neoyorquinos, después de haber aprovechado la ocasión para alardear de “cómo ahora él tenía el edificio más alto de Nueva York después de que cayeran las torres” y para promover teorías de conspiración racista sobre los musulmanes.

Pero el hecho de que Trump compare su victoria en el colegio electoral con el peor ataque terrorista en la historia de nuestra nación solo para promover un libro ofensivo por parte de un perdedor racista es repulsivo en todos los niveles.

La única comparación apropiada posible es reconocer que la elección de Donald Trump fue un evento profundamente traumático que llevó a la muerte innecesaria de miles de estadounidenses y cambiará a los Estados Unidos para siempre.