Los abogados de Donald Trump acaban de retirar su demanda impugnando los resultados de las elecciones presidenciales en Georgia, “desestimando voluntariamente cuatro demandas que hacen acusaciones sin fundamento sobre votantes no elegibles, problemas con el equipo electoral y fraude“, según The Atlanta Journal-Constitution .

La noticia llega poco más de 24 horas después de que el Congreso confirmara los votos del colegio electoral que confirman a Joe Biden como el 46o presidente de los Estados Unidos, o posiblemente el 47o si Trump es acusado o destituido de su cargo bajo la 25a Enmienda desde ahora hasta el día de la inauguración.

El Secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, afirmó que el abandono de la acción legal por parte de la campaña de Trump indica que el presidente perdedor ha renunciado a sus afirmaciones delirantes y sin pruebas acerca de malversación en la conducta de Georgia en el recuento de votos.

“En lugar de presentar sus pruebas y testigos ante un tribunal y ser interrogados bajo juramento, la campaña de Trump sabiamente decidió que el curso más inteligente era desestimar sus frívolos casos”, dijo Raffensperger.

Raffensperger y sus diputados han refutado cada una de las muchas acusaciones injustificadas de Trump de fraude electoral punto por punto, contrarrestando las afirmaciones inventadas de la demanda sobre máquinas de votación, recuento de boletas, verificación de firmas y votantes ilegales, cada una de las cuales ha sido rechazado por los tribunales estatales.

Según The Atlanta Journal-Constitution:

“Un abogado de Trump, Kurt Hilbert, dijo que quiere continuar investigando la elección fuera de la corte mediante el examen de los registros electorales. Escribió en una carta a los abogados del estado que había una ‘oferta de acuerdo’ para que el estado produjera más información, pero no hay acuerdo, según los registros judiciales y Raffensperger”.

Las demandas de Trump habían buscado anular la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales de Georgia, un punto discutible después de que el Congreso certificara los resultados de las elecciones en una sesión matutina que había sido interrumpida por una insurrección e invasión de sus cámaras por una multitud de terroristas sediciosos leales sólo al propio Donald Trump.

La referencia del abogado de Trump a una oferta de conciliación probablemente fue un esfuerzo para salvar la honrilla para evitarle al presidente rechazado la vergüenza de otra pérdida legal en su quijotesca búsqueda para revertir el curso de su humillante derrota electoral.

De todos modos, como le están yendo las cosas ahora a Trump, necesita preservar sus fondos de defensa legal para una multitud de otras demandas, tanto penales como civiles, que probablemente enfrentará una vez que termine su presidencia.