Quizás luchando por encontrar una forma de desviar la atención de los medios de comunicación de sus recientes y muy lamentables comentarios antisemitas, el presidente Trump pareció provocar una disputa con el Reino de Groenlandia el martes por la noche cuando anunció abruptamente que pospondría su reunión prevista con la Primer Ministro danesa Mette Frederiksen por su negativa a considerar la venta de la isla de Groenlandia a los Estados Unidos.

Donald J. Trump: “Dinamarca es un país muy especial con personas increíbles, pero según los comentarios de la primera ministro Mette Frederiksen, que no tendría interés en discutir la compra de Groenlandia, pospondré nuestra reunión programada en dos semanas para otro momento…”.

Donald J. Trump: “… La Primera Ministra fue capaz de ahorrarnos una gran cantidad de gastos y esfuerzos tanto para los Estados Unidos como para Dinamarca al ser tan directa. ¡Le agradezco eso y espero reprogramar el encuentro en algún momento en el futuro! “
.


.

El jueves pasado, el Wall Street Journal reportó que, según los informes, él habló de la idea de comprar la isla de propiedad danesa con “diversos grados de seriedad“.

Rebecca Ballhaus: “Una persona describió el interés de Trump en Groenlandia como menos serio y más como una broma que significaba “Soy tan poderoso que podría comprar un país”, y señaló que dado que aún no ha planteado la idea en un mítin, probablemente no lo esté considerando seriamente”.

Trump contempla una nueva compra de bienes raíces: Groenlandia: la idea de que Estados Unidos compre Groenlandia ha capturado la imaginación del presidente Trump, según personas familiarizadas con las deliberaciones, que dijeron que el Sr. Trump lo hizo, con diversos grados de seriedad, …

.


.

Dinamarca se apresuró a detener esa especulación: “Groenlandia no está a la venta“, dijo la primer ministro danesa, Mette Frederiksen, al periódico Sermitsiag el domingo pasado. “Groenlandia no es danesa. Groenlandia pertenece a Groenlandia. Espero sinceramente que esto no sea serio“.

Parece que el presidente se estaba tomando muy en serio la idea de hacerle cosquillas a su ego y comprar un país o al menos despertar la controversia para que el público dejara de hablar sobre sus comentarios antisemitas.

Pero verlo abusar de una relación internacional con un aliado cercano para propósitos tan asombrosamente insignificantes es más que vergonzoso para el líder del mundo libre. En el tweet de abajo, no se la dejaron pasar por alto.

Rafi Schwartz: “w … ¿estaba planeando enviar a todos los judíos desleales a Groenlandia?”

.


.

Si no fuera porque la situación del país es tan seria y complicada, porque sus comentarios antisemitas son realmente preocupante, y porque todo en él es asqueroso y repugnante, podríamos estar riendo por un buen rato.