Siempre ha sido difícil distinguir entre si Donald Trump realmente cree o no las cosas ridículas que dice o si es todo un espectáculo de perros y ponis para mantener a sus seguidores comprometidos y el centro de atención enfocado en él en todo momento.

Sin embargo, su caída más reciente en una ilusión fantástica parece ser muy, muy real. El fin de semana pasado,  la reportera estrella del New York Times Maggie Haberman, informó que Trump le ha estado diciendo a la gente que espera ser “reintegrado” a la presidencia en algún momento de agosto después de que las “auditorías” electorales anulen de alguna manera los resultados de las elecciones de 2020.

La “auditoría” en Arizona parece ser la principal fuente de esperanza del presidente, pero eso tampoco es más que un ejercicio absurdo de afrontamiento por parte de los fanáticos de Trump. Un ex funcionario del DHS criticó el esfuerzo de investigar los votos en el condado de Maricopa como “arte escénico“, “un espectáculo de payasos” y “un desperdicio del dinero de los contribuyentes” en una entrevista con NPR, dejando en claro que la última conspiración de Trump es justamente tan infundada, perezosa y torpe como lo han sido sus últimas publicaciones.

Pero parece que esto es más que una quimera para el depredador sexual en descomposición. Charles Cooke, en el trapo de propaganda de derecha del National Review, informó esta tarde que realmente cree que él será “reinstalado” como presidente, y que los senadores republicanos derrotados McSally y Perdue también serán reintegrados con él.

Allahpundit: charles cooke confirma el informe de maggie haberman: trump está fuera de lugar

.

.

Es difícil saber qué es más aterrador; el hecho de que alguien que crea que este haya sido el presidente de los Estados Unidos durante CUATRO AÑOS  o el hecho de que todavía hay tanta gente trabajando activamente para socavar nuestra democracia y manifestar en realidad los locos desvaríos de una socialité consentida y bloguera fallida.