.

NECESITAMOS 10 SEGUNDOS DE TU TIEMPO: Durante 4 años hemos hecho un gran esfuerzo por mantenerte informado (a). Y cuando otros han comenzado a cobrar o piden donaciones, nosotros lo único que humildemente te pedimos es que vayas a nuestra página de Facebook y nos regales un LIKE. Muy agradecidos de que nos puedas apoyar en eso. Gracias. CLICK AQUÍ

.

El 2020 ha sido un año de grandes pesadillas, como la del COVID-19 y de enconadas luchas, como la que llevamos a cabo por la presidencia y la mayoría en la Cámara y el Senado. Las dos primeras, aunque no con la avalancha de votos que hubiésemos deseado (sobre todo en la Cámara), están ganadas, y la tercera, la gran batalla por el Senado, la echaremos en Georgia en Enero del 2021, esperando comenzar el año como triunfadores.

Está bien disfrutar de las mieles de la victoria, pero hay que saber, y repetirse una y otra vez, que nuestra GRAN BATALLA está muy lejos de ser ganada: la que hay que echar contra la oligarquía y por la justicia social. Trump se irá, pero el trumpismo se queda y el poder de los oligarcas cada vez se consolida más.

Durante el COVID los grandes billonarios se han hecho mucho más ricos, mientras nosotros nos hemos hecho infinitamente más pobres: mientras hay más de 30 millones de estadounidenses sin empleo y casi 40 millones a punto de perder el techo que hoy tienen sobre sus cabezas, los archi ricos son $637 billones más asquerosamente ricos. Mark Zuckerberg, de Facebook, ha aumentado su riqueza en 50%, Jeff Bezos de Amazon en un 39%, y la familia Walton, que sigue pagando salarios basuras a sus trabajadores de Walmart se las ha arreglado para agregar 25 mil millones de dólares a su repugnante fortuna.

Durante el COVID, las grandes farmacéuticas han incrementado los precios a más de 250 medicinas de prescripción médica, 61 de las cuales son usadas para tratar el coronavirus, excusándose bochornosamente en la ley de oferta y demanda. Y con todos los estragos que nos ha ocasionado la pandemia, las grandes aseguradoras se han ASEGURADO de que lo que pagamos por nuestra cobertura médica y otras tenga fuertes incrementos para el 2021.

Es tal la ignonimia que ya el desesperado grito de “¿HASTA CUÁNDO?”, tiene una clara respuesta: “Hasta que Nosotros Querramos”. Y NO LO QUEREMOS MÁS.

A lo largo de muchos años hemos confundido RESISTENCIA pacífica con carencia de ACTIVISMO. Hay que usar las instituciones democráticas. . Y en este país parte de las cosas se resuelven opinando abiertamente y votando…, pero sólo una PARTE. Hay Senadores y Congresistas que siguen reteniendo o votando en contra de políticas que cuentan con un extraordinario respaldo popular, con más del 50, 60 e incluso 75% de apoyo en la opinión pública.

A partir del 2021 no les podemos dar descanso, y si tenemos que manifestarnos permanentemente frente a sus oficinas, pues tendremos que organizarnos en turnos. Y si tenemos que abarrotarles su buzón de correo, su email y sus redes sociales, pues habrá que distribuirse la carga. Eso no se llama ACOSO, se llama usar los mecanismos de PRESIÓN POPULAR, sin saqueos ni violencia, pero con extrema firmeza y cada vez mayor intensidad.

No te dejes confundir. Estamos hartos de cambios COSMÉTICOS, de que tengamos que aplaudir a los políticos porque en vez de dejarnos morir todos y cada uno de los días del año, nos creen la ilusión de que gracias a sus “valiosas” gestiones ahora sólo morimos 23 horas y 55 minutos al día. O de que la Resonancia Magnética que no podemos hacernos por no poder pagar los $700 dólares de co-pago, ahora nos la faciliten “amablemente” con un 20% menos, o sea, $560 dólares que tampoco podemos pagar. O de que tengamos que agradecerles porque nos dan “cupones de alimentos” en vez de pagarnos un salario digno.

Estamos HARTOS de que nos quieran pasar “gato por liebre” y le ha llegado el momento a esos políticos (republicanos y demócratas) que destinaron más del 52% del único alivio pandémico que hemos tenido a sus amos corporativos y que suspendieron las sesiones del Senado sin lograr un segundo cheque de alivio para quienes ni siquiera podrán pagarse la cena del Día de Acción de Gracias, de que ahora sean ellos los que se HARTEN de nuestras firmes, constantes, incansables y estruendosas PROTESTAS.

A lo mejor así les crece algo de conciencia y comienzan a votar a favor de la gente y no del Gran Dinero.

.
Este artículo se publicó inicialmente en www.ManuelTejeda.com. Si te gustó, ayúdanos a difundirlo entre tus amigos. Y si no quieres perderte los análisis y artículos de opinión del Dr. Tejeda, puedes seguirlo en su muro personal de Facebook, o en su Página Oficial en español.