La asministración de donald trump ha venido justificando de una u otra manera la brutalidad policial, pero se podría pensar que semanas de protestas masivas en todo el país dedicadas al concepto de que #BlackLivesMatter (las Vidas Negras Importan) habrían dado un poco de pausa a la policía de Atlanta antes de estrenar sus armas en un hombre negro desarmado que se había quedado dormido en su automóvil en la línea de autos de un restaurante de comida rápida en esa ciudad del sur.

No sabemos que puido ser, pero lo que sea que haya estado corriendo por las mentes de los agentes de policía de Atlanta durante su enfrentamiento con Rayshard Brooks de 27 años en el estacionamiento de Wendy, al final, era evidente que esta vida negra en particular no les importaba mucho a ellos cuando le dispararon fatalmente después de que “falló una prueba de sobriedad en el terreno y se resistió al arresto“, según las autoridades de Georgia y The Associated Press.

Los miembros del cuerpo de implementación de la ley habían estado respondiendo a una queja de que un automóvil estaba bloqueando el acceso al camino de autoservicio del vendedor de comida rápida y encontraron a Brooks profundamente dormido en la parte delantera del automóvil.

Luego de que se administró una prueba de sobriedad y se descubrió que Brooks estaba por encima del límite legal, los oficiales intentaron ponerlo bajo arresto en lugar de mover su vehículo y permitirle dormir en otra sección del estacionamiento. Los oficiales afirman que su sospechoso recientemente despertado “se resistió al arresto” y luchó con los oficiales que respondieron sacando sus pistolas “Tasers”.

El subjefe de policía de Atlanta, Timothy Peek, describió lo que sucedió después cuando habló con los periodistas en la escena el viernes por la noche.

“En última instancia, cuando el oficial usó un Taser, fue ineficaz para el sospechoso”, relató Peek. “No detuvo la agresión de la pelea. Y así, el sospechoso pudo quitarle la Taser del oficial “.

Después de que un segundo oficial intentó someter a Brooks con su Taser, él tampoco tuvo éxito al usar poderosas descargas eléctricas para derribar a Brooks.

El resultado final según la Oficina de Investigación de Georgia fue “que el sujeto masculino fue baleado por un oficial en la lucha por el Taser“. Brooks fue llevado a un hospital local después del tiroteo y murió en cirugía poco después. Uno de los agentes de policía involucrados fue tratado por una lesión sufrida durante la lucha y dado de alta rápidamente del hospital.

El incidente llevó a un grupo de unos 150 manifestantes a congregarse en la escena del tiroteo. Gerald Griggs, el vicepresidente del capítulo NAACP de Atlanta, estuvo allí y explicó por qué los manifestantes estaban indignados.

“La gente está molesta”, dijo Griggs. “Quieren saber por qué su querido hermano Rayshard Brooks fue asesinado a tiros cuando simplemente estaba dormido del lado del pasajero y no hacía nada”.

Suena como una historia que recuerda inquietantemente incidentes similares en todo el país donde las infracciones que cualquier persona, excepto una persona de color, normalmente podría solucionar todo enfrentando una advertencia, una multa o, en el peor de los casos, un breve arresto, pero terminan con más personas uniéndose a la letanía de nombres de víctimas de escalada policial y uso excesivo de la fuerza.

Como explicó Griggs, a pesar de la decisión imprudente de Brook de resistir el arresto por dormir mientras estaba ebrio, los oficiales “podrían haber usado la fuerza no letal para derribarlo“.

Mientras que el GBI ya está investigando las circunstancias en torno al tiroteo letal, el fiscal de distrito del condado de Fulton, Paul Howard, dijo que su oficina ya se había involucrado también.

“Mi oficina ya ha lanzado una investigación intensa e independiente del incidente”, dijo Howard a The Associated Press, indicando que los miembros de su personal “estaban en escena poco después del tiroteo, y desde entonces hemos estado en sesiones de investigación para identificar a todos los hechos y circunstancias que rodean este incidente “.

La ex candidata a gobernadora demócrata de Georgia, Stacey Abrams, respondió a las noticias en Twitter con un llamado a la rendición de cuentas para seguir cualquier investigación.

Stacey Abrams: “El asesinato de #RayshardBrooks en Atlanta anoche exige que restrinjamos severamente el uso de la fuerza letal. Sí, se deben solicitar investigaciones, pero también la responsabilidad.

Dormir en un coche no debe terminar en muerte”.

Hombre muerto tras ser baleado por la policía de Atlanta, GBI investigando: Un hombre está muerto después de ser baleado por la policía, según los informes, luego de una lucha por una pistola eléctrica en el estacionamiento de Wendy en Atlanta.
.


.

En nuestro mundo polarizado, de policías excesivamente militarizados con reflejos desencadenantes que tienden hacia el espíritu de “disparar primero, hacer preguntas después“, es una pena decir que uno debe recordarles a nuestros “oficiales de paz” que “Dormir en un automóvil no debe terminar en la muerte “.

Hemos llegado a esto.

Solo la continua presión de los tipos de protestas públicas masivas como hemos visto en las últimas dos semanas revertirá el curso de este río de sobrerreacción policial y muerte innecesaria. ¡Sigamos adelante!