Si alguna vez tuviste dudas de que Donald Trump está más preocupado por el enriquecimiento personal de él y su familia que por la seguridad nacional de este país, su reciente decisión de traicionar a nuestros aliados kurdos al permitir que Turquía invada el territorio sirio controlado por las fuerzas kurdas debería ayudar a esparcir esas incertidumbres al viento como tantas promesas hechas jirones por el actual ocupante de la Casa Blanca.

Agregando combustible a la furia que la decisión inesperada y mal considerada de Trump ha engendrado, incluso entre sus partidarios republicanos más leales, es un viejo tuit enviado por la primera hija Ivanka Trump que ha resurgido y ahora está siendo interpretado bajo una nueva luz después de que el presidente capitulara ante las demandas del presidente turco, Recep Erdogan, de retirar las fuerzas militares estadounidenses que han actuado como una barrera entre los turcos y las tropas kurdas sirias.

Ivanka Trump: “¡Gracias, primer ministro Erdogan, por acompañarnos ayer para celebrar el lanzamiento de la Torre Trump en Estambul!”
.


.

Cuando se envió el tweet de Ivanka, una candidatura a la presidencia estaba lejos en el futuro de su padre, pero la antigua publicación en las redes sociales expone los largos lazos entre la familia Trump, sus intereses comerciales y el autoritario líder turco.

Es probable que nada de esto hubiera sido un problema si Trump hubiera seguido el precedente de presidentes anteriores y se hubiera despojado de sus intereses comerciales durante su mandato. En lugar de vender las empresas que crearían claros conflictos de intereses para cualquier presidente que supervisase las decisiones que tendrían un profundo impacto económico en esas empresas, Trump simplemente entregó el control directo de su negocio familiar a sus hijos, difícilmente el tipo de separación que lo aislaría a él y a su familia de las acusaciones de auto-trato que la des-inversión está diseñada para evitar.

Incluso antes de ser elegido, el propio Trump era más que consciente del potencial de la Torre Trump de Estambul en particular, como una cita de una entrevista de radio de diciembre del 2015, lo demuestra ampliamente.

“Tengo un pequeño conflicto de intereses, porque tengo un edificio muy importante en Estambul”, dijo Trump. “Se llama la Torre Trump. Dos torres, en lugar de una. No es lo habitual, aquí son dos. Y he llegado a conocer Turquía muy bien”.

La Torre Trump de Estambul, como la mayoría de los negocios inmobiliarios más recientes de Trump, se desarrolló con el dinero de otras personas, en este caso, del multimillonario turco Aydın Doğan, con el nombre de Trump como licencia para el proyecto, a cambio de una tarifa considerable. El peligro de que la familia Trump continúe manteniendo un interés en la propiedad mientras su jefe titular se sienta en la Casa Blanca se ejemplifica por la presión económica que Erdogan ahora puede usar como palanca para obligar a Trump a hacer su voluntad.

De hecho, Erdogan ya ha flexionado ese músculo una vez antes. En junio del 2016, en un momento anterior al triunfo de Trump, se informó que el presidente turco exigió la eliminación del nombre de Trump de las torres, diciendo que “Trump no tiene tolerancia para los musulmanes que viven en los Estados Unidos. Y además de eso, usaron una marca en Estambul con su nombre. Los que ponen esa marca en su edificio deben eliminarlo de inmediato“.

El corresponsal en jefe de Politico en Washington, Ryan Lizza, señaló la locura de permitir que Trump se salga con la suya con este obvio conflicto financiero de intereses.

Ryan Lizza: “Esta es la razón por la cual los presidentes se desprenden de sus inversiones. Es una locura que un presidente tome decisiones de seguridad nacional como la de esta noche cuando tiene lucrativas relaciones comerciales en juego en el país que se beneficiará”.

Ivanka Trump: “¡Gracias, primer ministro Erdogan, por acompañarnos ayer para celebrar el lanzamiento de #TrumpTowers Istanbul!”
.


.

El ex oficial de servicios clandestinos de la CIA John Sipher fue franco en su evaluación de cómo la decisión conflictiva de Trump afecta la posición de Estados Unidos entre nuestros aliados globales.

John Sipher: “Bueno, al menos la Administración Trump es coherente. Se trata de fastidiar a nuestros aliados, socios y amigos. No confíes en Estados Unidos, incluso si derramas sangre en su nombre. Si quieres favores, construye una torre Trump”.

The New York Times: “Noticias de última hora: el presidente Trump, en un importante cambio de política, aprobó una operación militar turca para barrer a las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos cerca de la frontera en Siria”.
.


.

La cleptocrática Administración está destruyendo el pegamento que mantiene las alianzas de política exterior de Estados Unidos. Su ocupación de la Casa Blanca es la mayor amenaza de seguridad nacional que enfrenta la nación.

Su decisión unilateral de retirar la protección estadounidense de nuestros aliados kurdos y dejarlos a merced de los turcos, que consideran a los kurdos como terroristas separatistas incluso cuando están en territorio sirio, coloca sus propios intereses financieros por encima de los intereses de seguridad a largo plazo de nuestros nación.

Esto es solo un elemento más en la larga lista de razones por las que debe ser removido de la oficina de inmediato.